Verano, el momento decisivo para decidir el futuro

Cuando acaba el curso y todas las asignaturas están aprobadas, toca disfrutar del verano, ir de vacaciones y descansar de las largas sesiones de estudio. Pero también es momento de otras actividades importantes como, por ejemplo, decidir qué estudios realizar el próximo curso.

Para muchos jóvenes que han superado el bachillerato y la selectividad se les presenta una difícil situación al tener que decidir su carrera universitaria. No es una decisión irrevocable pero, evidentemente, hay inquietud por elegir bien y no arrepentirse. Se miran muchas opciones como los gustos, las salidas profesionales y las aptitudes del estudiante.

Cómo elegir carrera universitaria

Por un lado, está la orientación vocacional. Es decir, aquellos estudiantes que tienen claro desde hace tiempo cuál será su profesión. Tener una vocación es ideal porque facilita la elección de los estudios superiores y da más garantías de éxito al ejercer la profesión. El mundo laboral necesita profesionales a los que les guste su oficio y disfruten realizándolo.

Estudios privados

Hay muchos jóvenes que aún no han encontrado su vocación, pero el verano es el momento ideal para pensar en ello y decidir qué van a estudiar en los próximos años. Una buena opción es decantarse por las carreras universitarias de CESTE porque imparten grados de calidad en su escuela de negocios de Zaragoza.

En CESTE siguen es el modelo británico de estudios, considerado el mejor del mundo. Se realizan evaluaciones continuas para asegurarse del buen rendimiento del alumno. Y su oferta de carreras es muy competente teniendo en cuenta la demanda actual de profesiones. Por ejemplo, cuentan con grados tan atractivos como el Bachelor in Business Administration + Digital Management o Bachelor in Computer Science.

Idiomas

La posibilidad de estudiar una carrera en el extranjero o en otro idioma está al alcance de más estudiantes. Y ofrece una ventaja competitiva a la hora de incorporarse al mundo laboral. Se valora mucho más un estudiante con buen nivel de inglés y otros idiomas, que a uno con la misma carrera y la misma nota pero sin idiomas.

Además, estudiar en en otro idioma aporta mucha riqueza cultural, sobre todo si es en el extranjero. Porque no solo se aprende un idioma, sino que se descubre una cultura distinta y se aprende a enfrentarse constantemente a nuevos retos.

Salidas profesionales

Evidentemente, las salidas profesionales son un aliciente para escoger una carrera universitaria. Pero se pueden tomar dos tipos de elecciones. Por un lado están las carreras con una amplia oferta de empleo pero que, a la vez, también tienen mucha competencia debido a la gran cantidad de estudiantes. Por otro lado, está la opción de escoger una carrera muy específica con el fin de especializarse en algo muy concreto y ser de los mejores.

Dando prioridad a la vocación y a las salidas profesionales, las alternativas se reducen bastante. Son muchos factores los que hay que tener en cuenta, pero con un buen asesoramiento y todo el verano por delante se puede tomar una buena decisión que asegure un futuro exitoso.