Urgen agilidad y mejoras para evitar grandes retenciones en Monrepós

El Puerto de Monrepós rebasó el pasado domingo un 20% su tope de capacidad debido al gran volumen de tráfico tras un fin de semana en el que los valles colgaron el cartel de completo.

retenciones MonrepósSegún los datos de la DGT, el puerto registró el paso de  11.070 vehículos que regresaban de las estaciones de esquí, más otros 3.960 en dirección opuesta. Se produjeron retenciones de hasta 3 kilómetros en la N-330, a la altura de Sabiñánigo, pero también desde este municipio hasta Biescas y Formigal. De hecho, los atascos provocaron que el trayecto entre Formigal y Sabiñánigo durara más de dos horas.

Y es que en esta vía los conductores se suelen encontrar con varios cuellos de botella como el final de la autovía A-23 entre Jaca y Sabiñánigo, o el alto de Monrepós. Por ello, las Asociaciones Turísticas y los alcaldes de la zona "urgen" la finalización de los tramos sin terminar de la autovía.

Así lo ha indicado Luis Estaún, alcalde de Biescas, quien lamenta que los muchos turistas que disfrutan del Pirineo puedan irse “con un sabor amargo” al encontrarse con esta situación en su regreso.

Además del enlace con la A-23, Estaún ha señalado el entronque de la N-260 con la N-330, en Sabiñánigo, como otro de los puntos conflictivos. En su opinión no quedará resuelto hasta que se finalice la parte de autovía de la variante de Sabiñánigo.

El mismo reconoce las limitaciones que ofrecen las carreteras de montaña, como la que va desde Biescas a Formigal, y plantea travesías urbanas como opción de agilización del tráfico.

Pese a todo, Estaún también ha querido mostrar su satisfacción por la cantidad de gente que elige el Pirineo para disfrutar de su tiempo libre.

Patricia Laliena