Una montañera en estado muy grave tras una caída en el Pico Infiernos en Panticosa

guardia civilUna montañera sufría el pasado domingo una caída en el Pico Infiernos (Panticosa). La montañera, una francesa de 65 años, sufrió una caída de unos 120 metros en la arista norte del Pico Infiernos en dirección al Ibón de Tebarray. A consecuencia de las graves heridas que presentaba, politraumatismo craneoencefálico y en las extremidades, posibles lesiones internas y necesidad de intubación, tras acceder al lugar donde se encontraba la herida, una zona muy descompuesta llena de piedras sueltas, fue asistida in situ por la médico de 061 y los especialistas en montaña de Panticosa, teniendo que ser recogida a la máxima urgencia mediante un complicado apoyo parcial del helicóptero de la Guardia Civil en una zona muy inclinada y trasladada a Panticosa donde esperaba el helicóptero de 112 que la trasladó al Hospital Clínico de Zaragoza en estado muy grave.

El EREIM de Panticosa y la Unidad Aérea de la Guardia Civil, se encargaban el lunes día 21 de un restcate en la zona del Ibón Superior de Brazatos (Panticosa). Una mujer de 44 años vecina de Ansoain (Navarra) metió la pierna entre dos piernes cuando descendía del Pico Bacias, y sufrió una torsión, cayendo al suelo y produciéndose una herida abierta en la cabeza y contusiones por todo el cuerpo. Fue evacuada a la localidad de Sabiñánigo y de allí en ambulancia convencional hasta un centro médico.

El martes día 22 se llevaron a cabo dos intervenciones, la primera de ella en la zona de Bedau de Santiago (Aragües del Puerto). Una senderista sufrió un resbalón y se lesionó un tobillo. Se trataba de una mujer de 64 años vecina de Zaragoza. Se dirigieron al lugar en vehículo oficial personal del SEREIM de Jaca, consiguiendo llegar por una pista hasta donde se encontraba la accidentada. Tras colocarle una férula y acomodarla en la camilla, descendieron con ella hasta la carretera donde la esperaba una ambulancia que la trasladó al Hospital de Jaca con una posible fractura de tobillo.

Sobre las 19’00 horas se informaba mediante un nuevo aviso de que una montañera había sufrido una caída cuando descendía del Pico Russell (Benasque) y se había dado un fuerte golpe en la cabeza. Se dirigieron al lugar personal de la Unidad Aérea con GREIM de Benasque y médico 061. Tras localizar a la accidentada el médico le realizó unas primeras curas y mediante un apoyo parcial del helicóptero se subió a la herida y se la trasladó hasta Benasque, donde una ambulancia convencional la llevó hasta el Hospital de Barbastro. La accidentada es una mujer de 58 años vecina de Gavá (Barcelona)

El miércoles se produjeron tres avisos, el primero a las 10’00 de la mañana en la zona de la Ermita de la Asunción de Oto (Broto). Un ciclista de montaña se había caído en una pista y sufría una posible fractura de clavícula. El GREIM de Boltaña se dirigió al lugar en vehículo por una pista de difícil acceso por ser de gran pendiente y muchas piedras, consiguiendo llegar hasta el accidentado. Tras inmovilizar el miembro se procedió a su traslado hasta el centro de salud de Broto. El accidentado es un varón de 38 años vecino de Bullas (Murcia).

El segundo aviso, a las dos de la tarde, se produjo en el barranco Furco (Broto), donde una barranquista se había golpeado en la zona baja de la espalda cuando realizaba un salto y no podía continuar el descenso. El Greim de Boltaña con helicóptero de la Unidad Aérea de la Guardia Civil y médico de 061 se dirigieron al lugar. Tras localizar a la barranquista en una zona muy encajonada, se tuvo que dejar a los especialistas y médico barranco arriba y tuvieron que descender con la camilla hasta el lugar donde estaba la accidentada. Tras inmovilizarla y acomodarla en la camilla tuvieron que salvar un rápel de 18 metros barranco abajo, hasta un lugar donde pudieron tener acceso el helicóptero, evacuando a la herida al hospital San Jorge de Huesca. Se trata de una mujer de 42 años, vecina de Madrid.

El tercer y último aviso se recibió en torno a las seis de la tarde en la central 062 de la Guardia Civil. Una senderista había sufrido un tropiezo y se había lesionado un tobillo en un sendero entre la pista de Estós y el Ibonet de Batisielles (Benasque). Dado que en la zona llovía abundantemente, el comunicante informó de que se iban a refugiarse en una cabaña que había unos metros más abajo, si la lesión de la accidentada les permitía llegar hasta ella. El del Greim de Benasque se dirigieron al lugar en vehículo oficial hasta llegar a la cabaña de Santa Ana, donde le inmovilizaron el miembro y trasladaron a la herida hasta el consultorio médico de Benasque. Se trata de una vecina de Valencia de 53 años.