Una exposición recoge cómo son las mujeres monegrinas

Joaquín Ruiz desde ‘Os Monegros’ lleva a cabo distintas iniciativas relacionadas con su tierra, así, el año pasado la protagonista fue ‘La Caja Viajera’  recopilando  palabras aragonesas de siempre, oídas a nuestros mayores y en nuestros pueblos y ahora le ha tocado el turno a las mujeres monegrinas con “Rostros en femenino”, un nuevo proyecto que a lo largo de este 2017 ha realizado  recogiendo testimonios de diferentes monegrinas con el objetivo de poner en valor su trabajo en el medio rural. “Mujeres que trabajaban en el campo, que cuidaban los animales domésticos y el ganado, que iban a recoger el agua a las balsas, que iban a Rostros Collageservir, que realizaban trabajos artesanales… y además hacían las tareas del hogar y el cuidado de sus hijos y de sus mayores”, explica Ruiz sobre estos relatos  en femenino, “rostros de sabiduría que transmiten un pasado en femenino poco conocido y reconocido”. Entre las distintas biografías aparecen referencias a los derechos de las mujeres a lo largo de los últimos tiempos, además de reflexiones realizadas por alumnas y alumnos del IES Monegros Gaspar Lax, “gracias a la profesora Sandra Vived Conte, o a colaboradores y colaboradoras tan importantes como Alberto Lasheras, Juan  Antonio Casamayor, textos sobre la evolución de los derechos  de las mujeres y sobre las Canalistas de Lanaja, con la participación  del cantautor Paco Curto, Macario Andreu, José Luis Condon y la  documentalista Mamen Abad de Lanaja”, enumera el responsable de ‘Os Monegros’ sin olvidar las reflexiones de  “Miradas”, “cuidadas  reflexiones sobre la mujer en el medio rural, con la colaboración de   Pepa Casas, Margarita Périz, Sandra Esteban, Gemma Grau, Jesús Cancer,  Silvia Salazar, Judith Budios, José María Paraled,  Cristina Grande, Luis Manuel Casáus, Mª Jesús Solanas, Olga Bolea, Ingrid Lana o  Rocío Sanz”. Según Ruiz con estos relatos ha aprendido, se ha estremecido, sorprendido, “he sentido y he admirado, un conjunto de tremendas sensaciones al descubrir las historias de verdad, de mujeres que han trabajado y luchado toda su vida por salir adelante en una tierra dura, por tirar de sus familias, por trabajar sin parar y sin tiempo para el descanso”, porque  “Rostros es en Mayúsculas, con M de memoria, M de mirada y M de mujer monegrina. A todas ellas y en reconocimiento a su gran trabajo, esfuerzo y dedicación en unos tiempos difíciles y en nuestros Monegros”.
Entrevista Ruiz a Joaquina Cancer

Entrevista Ruiz a Joaquina Cancer

Estos diecisiete  ‘Rostros’ explican cómo trabajaban haciendo sogueta, escardando la remolacha, ordeñando  las  vacas, yendo a buscar  agua a la balsa, sacando el agua del pozo, lavando la ropa en lavaderos, atendiendo los animales, recogiendo leña además de amasar el pan y llevarlo al horno, remendar  rotos y descosidos, cuidar a los mayores, llevar la comida al monte,  ayudar a parir, marchar a servir a otras casas, llevar el luto, “un  sinfín de obligaciones y ocupaciones que las mujeres han llevado silenciosamente sobre sus hombros. Un trabajo de indudable y   encomiable esfuerzo, agotador e infravalorado que con la serie  “Rostros” he querido, o al menos he pretendido, rescatar y  valorar”. Ruíz hace una invitación al mundo de la mujer rural y su trabajo, con variadas   biografías de mujeres monegrinas que son una enseñanza en sí mismas,  una lección de esfuerzo y dignidad, unos relatos llenos de humildad y  sensibilidad que resultan imprescindibles para comprender nuestro  pasado más reciente, “de vidas necesarias para entender la misma vida, nuestra vida, el esfuerzo y la dignidad, el valor de la existencia y la fuerza del amor”, porque estos ‘Rostros’ en la mayoría de los casos han sido invisibles a la sociedad y como muy bien apunta Ruiz, en la actualidad, “en una España, donde en los últimos 14 años se han asesinado a 1000 mujeres por violencia machista, y donde durante este año 44 mujeres han sido asesinadas, espero aportar mi pequeño granito de arena en el reconocimiento de la mujer rural y su ingente trabajo, ¡va por ellas!”.