Un minuto para ser consciente

¡Buenos días!

¿Te estás dando cuenta de algo?

Observa tu mente y verás que siempre te estás moviendo desde el pasado al futuro, o viceversa, o tenemos recuerdos del pasado o imaginamos un futuro.

La mente no puede ir al presente porque ya está en ese preciso momento, el tiempo no existe en el presente porque siempre es este único instante, no estás en dos experiencias a la vez, solo estas en este preciso momento.

Cuando en este momento recuerdas, te vas al pasado, allí puedes ir porque tiene muchas cantidad de recuerdos, el futuro, puedes imaginarlo por lo que has vivido en el pasado, y te moverás buscando placer y evitando dolor, así nos movemos los humanos, hacemos cosas buscando placer y dejamos de hacer cosas evitando el dolor.

Es por eso que nuestro enfoque es muy importante, si me enfoco en un mal recuerdo del pasado, ¿cómo vivo este preciso momento? con angustia, con desconfianza…. y eso hará que proyecte un futuro con las mismas características.

Pero si observas, estas basando este preciso momento en algo que no es real, lo fue en su momento pero no es lo que vives, sientes y experimentas en este preciso momento. Es más, cuando tienes un recuerdo del pasado puedes sentir en este preciso momento las mismas sensaciones, emociones como algo real.

Entonces ¿por qué no lo utilizamos en nuestro beneficio? Si el momento presente te puede hacer sentir algo que no estás experimentando en este preciso momento ¿por qué no entrenas tu momento presente?

¡Vamos a por nuestros minutos de hoy!

Programa un minuto, haz consciente tu respiración, observa como entra y como sale el aire de tu cuerpo, hazlo las veces que quieras y ahora, vas a dar las gracias .. a tu corazón por latir y darte la vida, a tus pulmones, que son los que te hacen respirar, a tus manos que te permiten tocar, coger, hacer ...y pasar a la acción .. A tus piernas que te permiten moverte. .. Puedes seguir agradeciendo a cualquier parte de tu cuerpo.

¿Cuántas veces te has dado las gracias? Damos por hecho las cosas imagina que alguien que te quiere da por hecho que estas ahí y solo por eso nunca te da la gracias, ¿Cómo te sentirías?

¿Te habías dado cuenta lo importante que son nuestras partes del cuerpo? ¿Cuántas veces las prestas atención?

Pues ahora es el momento, puedes poner la alarma a lo largo del día y cuando suene no hace falta un minuto pero date las gracias o dale las gracias a una parte de tu cuerpo, será muy divertido.

¿A qué le vas a dar las gracias hoy?

¡Que tengas un día extraordinario!

www.isabelgarzon.com