Un matrimonio pretendía hacer pasar como hijo propio el bebé alumbrado por una joven de nacionalidad rumana

La Policía Nacional detiene a dos personas en Jaca por tramar una suposición de parto

  • El día del alumbramiento se personó en el hospital la parturienta acompañada de la “futura madre”, simulando ambas ser hermanas, y portando documentación identificativa manipulada para que el niño quedara realmente registrado como hijo de esta última
  • Las incongruencias detectadas por el personal sanitario en el historial médico de la mujer que había dado a luz permitió a los agentes iniciar la investigación
  • Las mujeres contactaron a través de las redes sociales, trasladándose la joven embarazada hasta España junto a otros dos hijos de corta edad y residiendo durante cuatro meses en la vivienda del matrimonio hasta el momento del parto
  • Ambas han sido detenidas por delitos de suposición de parto y falsedad documental y los menores, el recién nacido y los otros dos hijos de la joven rumana, están bajo la protección de la Fiscalía de Menores y la tutela del Servicio de Atención al Menor del Gobierno de Aragón

Agentes de la Policía Nacional han destapado en Jaca (Huesca) una trama realizada por un matrimonio oscense y una joven de nacionalidad rumana, que pretendían hacer pasar como hijo propio el bebé alumbrado por esta última. El día del parto se personó en el hospital la parturienta acompañada de la “futura madre”, aportando documentación identificativa manipulada para que el niño quedara realmente registrado como hijo de esta. Ambas mujeres, que habían contactado a través de las redes sociales trasladándose la joven embarazada hasta España, han sido detenidas como presuntas autoras de delitos de suposición de parto y falsedad documental mientras que el marido ha sido imputado por los mismos hechos. El bebé y los otros dos hijos de la parturienta están bajo la protección de la Fiscalía de Menores y la tutela del Servicio de Atención al Menor del Gobierno de Aragón.

Sospechas de una parturienta

La investigación comenzó gracias a la diligente actuación de médicos, matrona y personal sanitario del hospital de Alta Resolución del Pirineo de Jaca al detectar incongruencias en el historial médico de una mujer que había dado a luz en el hospital, comunicando los hechos a la Policía Nacional.

Las primeras gestiones realizadas por los agentes permitieron detectar que los documentos de identidad aportados por la parturienta habían sido manipulados y que, en realidad, pertenecían a su acompañante durante el parto, una mujer que se presentó en todo momento como hermana de la primera.

Por otra parte, los datos que la madre biológica aportó sobre los apellidos del recién nacido permitieron conocer que estos se correspondían con los de la mujer acompañante y su marido, desprendiéndose de estas averiguaciones que este matrimonio oscense pretendía de esta forma alterar la paternidad y maternidad civil del bebé recién nacido y registrarlo como hijo propio.

Los investigadores actuaron con premura al trasmitir el equipo médico que las personas encartadas mostraban mucho nerviosismo, temiendo que pudieran abandonar el hospital y llevarse al bebé. Por tal motivo procedieron a la detención de ambas mujeres y localizaron, en poder de la mujer acompañante, toda la documentación necesaria para inscribir al bebé como propio en el Registro Civil, documentos de identidad, tarjetas sanitarias y libro de familia.

Plan ideado durante cuatro meses

La investigación practicada ha permitido descubrir que el matrimonio contactó por redes sociales con la joven rumana, embarazada de cinco meses y que no podía hacerse cargo del futuro bebé al tener otros dos hijos menores de corta edad y escasos medios económicos. Esta familia le pagó los billetes hasta España, tanto a la mujer embarazada como a sus dos hijos, y los mantuvo cuatro meses en su vivienda hasta el momento del alumbramiento.

Durante estos cuatro meses, los detenidos fueron ideando el plan para que una vez nacido el bebé quedara inscrito como hijo del matrimonio. De esta forma fueron indagando acerca de los protocolos y mecánicas hospitalarias y efectuaron diferentes compulsas de documentos y manipulaciones fotográficas para hacer pasar una mujer por la otra. Llegado el momento del parto, la “futura madre” no se separó en ningún momento de la joven parturienta y mantuvo bajo su poder la documentación de esta.

Una vez constatados todos los hechos, ambas mujeres fueron detenidas como presuntas autoras de delitos de suposición de parto y falsedad documental. Los agentes comprobaron que, durante el parto, el marido había permanecido en el domicilio familiar al cuidado de los otros dos niños por lo que también ha sido imputado por los mismos hechos.

Finalmente, los investigadores procedieron a la salvaguardo de los menores encartados quedando, tanto el recién nacido como los otros dos hijos, bajo la protección de la Fiscalía de Menores y la tutela del Servicio de Atención al Menor (IASS) del Gobierno de Aragón.