UAGA traslada a la DPH su inquietud al no saber cómo actuar frente a los ataques del lobo

 

En el transcurso de la reunión con la Vicepresidenta de la Diputación, Elisa Sancho, han dado un informe de los daños producidos en las diferentes explotaciones ganaderas que se cifran en alrededor de 170.000 euros.

El sector ve la solución en trasladar el lobo fuera de su zona para poder hacer viable la ganadería y mantener sus rebaños y puestos de trabajo.

DPH_ReunionUAGA_DPH_julio2017La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA-COAG) ha trasladado su inquietud y malestar por la situación ante los más de veinte ataques de lobo ocurridos en las explotaciones ganaderas de los Monegros y la ribera baja del Ebro en una reunión con la Vicepresidenta de la Diputación Provincial, Elisa Sancho, donde también le han presentado un informe que cuantifica los daños producidos en los últimos meses con la muerte de 348 animales.

Durante el encuentro mantenido en la DPH, el secretario general de esta organización y el provincial, José Manuel Penella y Joaquín Solanilla, han planteado como solución para que sus ganaderías sean viables la captura y traslado a otros territorios del lobo o lobos causantes de todos los estragos producidos en los rebaños de ovino y caprino. En el análisis realizado por UAGA, se cifran estos daños en alrededor de 170.000 euros lo que, según el sindicato, hace incompatible la supervivencia de la ganadería con esta situación.

La incertidumbre del sector dicen que viene de no saber cómo actuar en estas situaciones, sumado a lo que ya sufre el sector para mantener rebaños y puestos de trabajo y abocado al abandono de la actividad si no se aplican de forma urgente medidas para evitarlo. Desde UAGA quieren trabajar conjuntamente y hacer propuestas en este sentido, porque consideran que lo planteado en autoprotección o sistema de compensaciones no es la fórmula más viable. En este sentido, hacen referencia a que solo el método disuasorio de introducir mastines en las 23 explotaciones de la zona tendría un coste de 260.000 euros.  Entre el resto de cifras de este informe técnico, también se contempla que si todos los animales muertos durante estos meses como consecuencia de estos ataques fueran sustituidos esto tendría un coste de 74.158 euros.

Además de lo correspondiente a los animales muertos, en la valoración económica realizada también se tienen en cuenta otras consecuencias indirectas o los gastos generados durante este tiempo, que vienen dados también porque tras los primeros ataques y vista su continuidad e indefensión de los rebaños, varios ganaderos optaron por dormir junto a sus animales, poner vigilancia nocturna, tomar medidas disuasorias e incluso encerrar sus ganados con el consiguiente gasto en alimentación.

Los 21 ataques contabilizados se han producido en diez explotaciones ganaderas de los municipios de Sangarrén, Monegrillo, Leciñena, Farlete, Pina de Ebro, San Mateo de Gállego y Zuera.