Tres obras sobre ‘Los llorones’ y Santa Eulalia inauguran el Museo Parroquial de Susín

15241332_1354137511286999_7734696348619857418_n

(Foto: Asociación Mallau-Amigos de Susín / Ana del Valle / moisesfmm)

Desde hace unas semanas, tres obras artísticas han servido para inaugurar el nuevo Museo Parroquial de Susín, una iniciativa que ha partido de la Asociación Mallau-Amigos de Susín que tiene como principal objetivo la recuperación de este pueblo pirenaico.

Como se asegura desde la asociación, “es una forma cariñosa de llamar a un espacio creado en el interior de la iglesia con obras creadas por varios artistas”. Así, la iniciativa, que nace con vocación de continuidad, ha arrancado la colocación de tres trabajos, todos ellos relacionados con Susín.

Dos de las piezas son una interpretación de Los llorones de Susín, un fresco que se encuentra en el Museo Diocesano de Jaca. Una de estas dos donaciones fue realizada con motivo del homenaje que la asociación rindió a Angelines Villacampa, la principal impulsora de la recuperación del pueblo, el 14 de julio de 2013. Es una obra trabajada sobre pizarra y se encuentra situada en el altar del templo. La otra procede del mismo taller. La última pieza que forma parte de los fondos del recién creado espacio museístico es una escultura de Santa Eulalia, que la asociación recibió a finales de verano.

Son obras que cuentan con un gran alto valor sentimental, “por el gesto de donación de quienes nos las han ofrecido”, explican desde la asociación.

La parroquial de Susín forma parte de las denominadas Iglesias de Serrablo, conjunto de templos medievales levantados en la margen izquierda del río Gállego, caracterizados por combinar elementos propios del arte románico con elementos mozárabes como los arcos de herradura o la decoración de los ábsides a base de arquillos ciegos.

Por otro lado, la Asociación Mallau Amigos de Susín ha programado una nueva quedada comunal para despedir el año, un encuentro que se celebrará entre las 9 de la mañana y las cinco de la tarde el próximo día 31 en el pueblo.

por Rebeca Ruiz