Tradición, luto y solemnidad se mezclan en la Procesión del Santo Entierro de Jaca

Hasta el último rincón de Jaca se llenaba esta tarde de tradición, luto, solemnidad y respeto durante la celebración de la procesión del Santo Entierro, una de las más significativas de la Semana Santa jaquesa, Fiesta de Interés Turístico Regional desde 2011. Más de mil cofrades, entre los que van en filas y los que forman parte de las secciones de instrumentos, desfilando por las calles del casco histórico; las nueve cofradías y hermandades jacetanas y sus 15 pasos, y la Banda de Música Santa Orosia conformaban la comitiva -donde también han desfilado, como cada año, penitentes con los pies descalzos- , que era arropada por miles de personas a lo largo de todo el recorrido. La Cofradía de la Burreta era la encargada de abrir el desfile que, como cada año, se cerraba con el paso de La Soledad y las autoridades. Durante más de dos horas, y desde la Plaza de San Pedro, la procesión del Santo Entierro se convertía, una vez más, en una de las citas más esperadas y multitudinarias de la Semana Santa de Jaca. La Semana Santa jaquesa finaliza este domingo con la procesión de Cristo Resucitado, en la que participa la cofradía del mismo nombre. El último desfile de Semana Santa saldrá a las 10.30 horas de la parroquia del Inmaculado Corazón de María para terminar en la Catedral, recorriendo antes las avenidas Juan XXIII, Zaragoza, Escuela Militar de Montaña y Jacetania. El recorrido de la Virgen de la Alegría será el mismo hasta la Avenida de la Jacetania, para continuar por la Plaza de Biscós y las calles Zocotín y Bellido, hasta la Catedral. El encuentro entre Jesús Resucitado y su madre, la Virgen de la Alegría, está previsto a las 11.45 horas en la Plaza de San Pedro. Jaca entra así en la recta final de una Semana Santa caracterizada por el buen tiempo y por la cantidad de visitantes y turistas que ha recibido la ciudad, en la que se roza, para este fin de semana, el cien por cien de ocupación hotelera. Rebeca Ruiz