Soro visita las obras de consolidación de uno de los túneles de Añisclo

imagenes_WhatsApp_Image_2017-11-09_at_11.23.35_5334b618El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, y el director general de Movilidad e Infraestructuras, José Gascón, han visitado el túnel de Añisclo en el que se van a invertir un total de 1,8 millones de euros para consolidar su estructura a través de un sistema de anclajes y bulones.

José Luis Soro ha recordado que se trata de la “obra de emergencia para la reparación del túnel en el PK 10.3 de la carretera HU-631 en el Cañón de Añisclo” que está adjudicada a la empresa ALTIUS. En la primavera pasada se observó que el túnel situado en el punto kilométrico 10.3 de la carretera HU-631 “de Escalona a Sarvisé”, y que cuenta con una longitud aproximada de 50 metros, presentaba síntomas de deterioro en la clave del mismo. Se observó caída de bloques y aumento de las grietas en el túnel que se observaban en la parte exterior y que tienen, además, un desarrollo interno. Ante el peligro que representaba para la seguridad vial, se decidió cerrar el paso por esta carretera.

El consejero ha recordado “la urgencia de actuar en este túnel para consolidarlo y evitar el rápido deterioro que estaba sufriendo, que supone un peligro para la seguridad”. Las actuaciones que se van a desarrollar buscan la consolidación de la ladera y del propio túnel para evitar daños en los usuarios y el colapso del propio túnel.

Además, Soro ha destacado que “se trata de una obra compleja debido al entorno en el que se ubica” pero, a la vez, una obra muy necesaria precisamente por su entorno, incluido en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Tal y como se ha explicado, el problema deriva de la movilización de un gran bloque de calizas dentro del cual se sitúa el túnel. Este movimiento de ladera ha provocado la ruptura del túnel en dos mitades y la desestabilización del tramo situado en la ladera movilizada. Ello conlleva que no sólo hay que actuar en la reparación del túnel propiamente dicho, sino que además se tiene que proceder a la estabilización del sector de la vertiente de la montaña que se ha movilizado.

Las fases de ejecución de los trabajos previstos son:
1.- Tala, desbroce y saneo de la zona de actuación, desde las cotas superiores hacia las inferiores.
2.- Sellado de toda la superficie a inyectar, desde las cotas superiores a las inferiores. Ejecución del murete de mampostería.
3.- Sellado de gunita de los primeros 18 metros de túnel y de la zona de frontal.
4.- Ejecución anclajes Zona 1 a zona 14.
5.- Colocación de malla en el talud.
6.- Ejecución refuerzo del túnel de la zona afectada.
7.- Ejecución anclajes interior túnel.
8.- Ejecución sostenimiento resto del túnel.
9.- Ejecución refuerzo emboquille Oeste.
10.- Perforación de drenajes, firmes y señalización.
11.- Colocación auscultación definitiva para comprobar el estado en el que queda el túnel.

El plazo total para ejecución de los trabajos se estima en cinco meses si bien no se cuentan en el mismo las obligadas paradas que con motivo de la adversa climatología o bien que con motivo de la posible nidificación de especies protegidas en zonas próximas a la zona de actuación se puedan presentar.

El 3 de julio de 2017 y mediante Orden conjunta del consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda y del consejero del Desarrollo Rural y Sostenibilidad, se adjudicó una obra de emergencia para el “acondicionamiento de la carretera de Puyarruego – Buerba – Sarvisé”. Estas obras se han llevado a cabo para facilitar el paso hasta el cañón de Añisclo como vía alternativa, regulación de acceso al aparcamiento de San Úrbez, servicio de transporte público para facilitar el acceso. Además se realizaron los trabajos técnicos para el proyecto para la consolidación del túnel. En total, una inversión de 950.027,16 euros.