Sólo estás en este momento.

¡Buenos días!

Cuando nuestra atención y nuestra energía están enfocadas en el momento y en la tarea que nos ocupa se convierte en una experiencia extraordinaria, y cuando estamos en este estado, nos sentimos completamente vivos y fortalecidos.

Esto se produce fácilmente cuando estamos con los cinco sentidos en lo que estamos haciendo, y esto es un recurso siempre disponible en todo momento.

Podemos aprender acceder a él independientemente de lo que hagamos. Incluso con las cosas  que no nos gustan.

Mientras más presentes estemos, más significado tendrá nuestra vida y nuestras experiencias.

Cuando vivimos con el piloto automático y nuestra mente está estresada o cuando nos perdemos en el pasado o en el futuro, se activa la zona del prefrontal derecha, donde se albergan emociones que nos dañan. Sin embargo, cuando nos enfocamos en el momento, se abren nuevos canales en nuestro prefrontal izquierdo, vivimos emociones más positivas e intensas y lo que es más importante entras en modo observación  y lo que llamamos  problemas empiezas a enfocarlos de otra manera.

En el día de hoy nos cuesta mucho estar en este preciso momento, a pesar de los beneficios, vivimos en el mundo de la prisa, de la falta de tiempo y de cantidad de estímulos externos que nos dificultan enormemente nuestra capacidad para estar en el aquí y en el ahora.

¿Te has fijado alguna vez, personas manteniendo una conversación a la vez que están utilizando el teléfono móvil?  ¿Dónde está realmente su atención?

Prestamos atención a muchas cosas a la vez, el móvil, los medios de comunicación, redes, mil cosas hacen que nuestra atención se disperse en muchas cosas a la vez

Tenemos nuestra mente en cualquier sitio menos en el momento, y perdemos la visión de lo que está ocurriendo.

Siempre están ocurriendo cosas, pero no podemos verlas, oírlas, sentirlas, porque no nos abrimos a verlo. Cuando estamos enfocados en un problema, conflicto, en el tiempo tenemos visión túnel, no podemos ver lo que pasa a los lados.

No quiero que me hagas caso a lo que digo ¿Quieres acompañarme a verlo, oírlo y sentirlo?

¿Sabes cómo respiras? Seguramente ni te has dado cuenta porque es algo involuntario que está ahí pero no nos hemos parado a observarlo.

Seguramente me dirás como en el monologo, pues claro, estoy vivo eso es que no se me da tan mal, jajaja

Respirar es, mucho más que llenar de aire los pulmones. Al ser un movimiento mecánico e inconsciente no somos conscientes de su importancia.

Respirar es la primera experiencia que vivimos todos los seres humanos al nacer. Es el primer proceso fisiológico que realizamos de manera independiente, una vez separados del cordón umbilical materno. A partir de ese momento se convierte en una actividad imprescindible para la vida, que consiste en coger aire (inspirar) y soltar el aire (expirar).

Nuestro cuerpo está programado automáticamente para hacerlo garantizando el suministro de oxigeno fundamental para obtener la energía diaria que necesita nuestro organismo.

Si observas tu respiración te darás cuenta que si estás enfadado tu respiración tiene un ritmo diferente, cuando estás enamorado tu ritmo tiene otra forma al igual que cuando estás relajado tu  respiración es diferente.

Esto significa que tu respiración está totalmente relacionada con tu estado mental/emocional. Si cambias tu respiración puedes cambiar tu estado emocional si cambias tu estado mental tu respiración cambiará.

Observa tu respiración, como entra y como sale el aire, hasta donde llega, si es respiración clavicular (solo entra el aire hasta las clavículas), respiración costal (el aire llega hasta las costillas), respiración abdominal (el aire llega hasta el abdomen).

Hoy solo tienes que observar tu respiración te darás cuenta que estás más presente y se agudiza la concentración, cuanto más se trabaja, entras en procesos de calma.

¿Te has dado cuenta cómo es tu respiración?

¡Que tengas un día extraordinario!

www.isabelgarzon..com