Si no te gusta, cambialo

¡Buenos días!

Todo se encuentra en cómo miramos las cosas, el cómo y bajo qué percepción vemos las cosas.

Nos quejamos cuando las cosas no son como queremos, o no salen como creemos que deberían ser, así nos cerramos de forma inconsciente a ver las diferentes posibilidades.

Cambia el enfoque en que ves las cosas, y verás otra manera de enfrentarlo.

Cambiar de actitud implica invitarse a verlo de otro modo, encontrar algo que aprender de lo pasado y abrir puertas a lo que creemos que nos está bloqueando.

No es simple ni sencillo, pero tampoco imposible. Requiere enfocarse, mantener la intencionalidad de ir más allá, de enfocarse en la solución, y sobre todo, asumir que la solución está en nosotros, dejar de considerar el problema como algo externo.

Cuando hacemos esto, aparecen oportunidades, nuevas elecciones que antes no habíamos visto.

Observa una situación que te es difícil solucionar, observa, no opines, imagina que esa experiencia la estás viendo proyectada en una sala de cine, hazte preguntas: “Y si este problema tuviese solución... ¿Cuál sería?” Da muchas respuestas, por tontas que parezcan, deja que salgan. Te vas a sorprender.

O puedes hacerlo de otra manera, imagina que ese problema que tienes te lo cuenta otra persona, tu mejor amigo, así podrás mirarlo desde fuera, sin implicación.

¿Qué le dirías? ¿Cómo se lo dirías? ¿Cuál sería entonces tu enfoque?

Y hoy ¿En qué y cómo lo vas a enfocar?

¡Que tengas un día extraordinario!

www.isabelgarzon.com