Señales para saber si eres workaholic

El término workaholic es una palabra en inglés formada por work y alcoholic, trabajo y alcohólico en español, y se refiere a las personas adictas al trabajo. En realidad, no es un término psicológico, más bien se usa en temas de autoayuda, sin embargo, hay conductas distintivas que lo identifican. Los tips de Emprende Pyme tienen consejos para identificar estas conductas, las cuales pueden afectar a la persona negativamente.

Características de un workaholic

Como hemos dicho, no se trata de una condición psicológica, se trata de personas que no manejan adecuadamente su tiempo para trabajar, vamos a revisar algunas señales que, si se presentan, indican que se está en presencia de un workaholic:

  • Trabajan muchas horas. Es lo más distintivo, trabajan incluso los fines de semana. Parecen no tener límites en el tiempo invertido en trabajar. Es habitual que permanezcan en la oficina hasta altas horas de la noche. No es común que tomen vacaciones.
  • Tienden a aislarse socialmente. Los workaholic dedican el mayor tiempo posible a trabajar, en casos extremos no se relacionan con otras personas socialmente ya que no dedican tiempo al ocio o al entretenimiento.
  • Problemas familiares. Es común que falten a eventos como cumpleaños, aniversarios, actos escolares, etcétera, por estar trabajando. Además llegan a sus casas a altas horas de la noche y salen muy temprano, lo que limita el contacto con sus seres queridos. Esto les trae problemas, pero el workaholic tiende a ignorar las quejas de sus familiares.
  • No delega. El workaholic tiende a abarcar muchas actividades en su desempeño laboral. En realidad tiene mucha necesidad de control y por eso le cuesta aceptar que otra persona haga parte del trabajo. Si tienes ese problema, aprende a delegar aquí, para mejorar las relaciones laborales con compañeros, subordinados y jefes.
  • Sufre de estrés. Los workaholic tienen síntomas de estrés y angustia, lo cual afecta su salud. Es común que tengan padecimientos como gastritis, hipertensión, dolores de cabeza, alergias, etcétera.

Consejos

  • Buscar ayuda profesional. Lo ideal es que el workaholic obtenga ayuda psicológica. Por lo general, estas personas presentan síntomas del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y es necesario que un profesional evalúe la condición y aplique los correctivos necesarios.
  • Establecer horarios de trabajo. Si la condición no es severa, la persona podrá establecer algunas pautas para mejorar su condición, por ejemplo, puede diseñar un horario de trabajo y limitarse a él. Este horario debe limitar las horas laborales, no permitir llevar trabajo a casa y establecer tiempo de ocio y recreación.
  • Desconectarse. Cuando no se esté en el sitio de trabajo, se debe evitar atender asuntos laborales. No atienda llamadas de trabajo y no piense en ello tampoco. Si tiene algún empleo en el que es imprescindible estar disponible, entonces limítelo lo más posible.
  • Priorice. Establezca un régimen de prioridades. Aprenda a identificar lo que es realmente importante o urgente. Uno de los problemas de los workaholic es que consideran que todo es importante y urgente.
  • Delegar funciones. Como ya se dijo antes, el workaholic quiere controlar todo el proceso laboral de su entorno, lo que le impide delegar funciones. Para mejorar la condición, la persona debe soltar poco a poco algunas tareas, para disminuir su carga de trabajo. Es importante cultivar la confianza de sus colegas, revisar el historial de los compañeros puede convencer al workaholic que ellos también son capaces de realizar el trabajo.
  • Disminuir el estrés. El workaholic debe trabajar para mejorar sus niveles de estrés. Es una buena idea practicar yoga, meditación, caminar, atender un hobby, pintar, oír música, recibir masajes y actividades similares.
  • Cultivar las relaciones familiares. Establecer horas para compartir con la familia. Conversar con ellos e interesarse en sus asuntos, es una buena idea también. Colocar en la agenda los eventos familiares y darles prioridad.
  • Tomar vacaciones. Es importante no postergar las vacaciones. Utilizar ese tiempo para hacer un viaje, preferiblemente en compañía de la pareja o algún ser querido. Está comprobado que el turismo favorece la salud mental, disminuye en estrés y aumenta el bienestar.
  • Informar en su trabajo. Hable de su condición con sus jefes, compañeros y subordinados. Infórmeles que está trabajando para mejorar y que cambiará algunas conductas que solían ser habituales. Seguramente estarán dispuestos a ayudar, y si no es así considere cambiar de empleo.