Planta raíces y tendrás frutos

Hoy va de preguntas. ¿Has observado que tu cuerpo es el vehículo que tienes para andar por la vida? ¿Cuánta atención le prestas? Al coche le echas gasolina ¿le echarías un gasoil o gasolina que lo estropeara? Si plantas tomates podridos ¿qué frutos puedes recibir? Si no te cuidas tú ¿quién crees que lo va a hacer? ¿De qué sirve alimentarse bien y hacer ejercicio si te alimentas de pensamientos limitantes? ¿De qué sirve cuidar el físico si no cuidas lo que te dices y sobre todo cómo te lo dices? ¿De qué sirve la alimentación sana, el ejercicio diario si te alimentas de pensamientos que no te dejan avanzar o llevar la vida que quieres? ¿De qué sirve llevar ropa estupenda, llevar colonia, el último peinado, si interiormente estás rabioso, triste, decepcionado, angustiado? Todo empieza por pequeñas decisiones ¿cuál va a ser la tuya? Para saber qué frutos das, observa primero las raíces que tienes. Si quieres cambiar los frutos, empieza primero por alimentar de otra manera las raíces. Si quieres aprenderlo, apúntate al curso gratuito de higiene Emocional que encontrarás en esta página. y tú ¿qué quieres hacer hoy? ¡Que tengas un día extraordinario!