Personal del Aeródromo de Santa Cilia participa en un programa de formación con los Bomberos de Jaca

Personal de Fly Pyr, la gestora del Aeródromo de Santa Cilia, participa en un programa de prácticas en tareas de extinción de incendios que se está desarrollando en colaboración de los Bomberos de Jaca. Estas prácticas, que tienen el objetivo de preparar a los trabajadores de Fly Pyr ante eventuales incidencias en las instalaciones aeronáuticas, son un requisito indispensable para la utilización de la instalación como aeródromo de uso restringido, según la legislación vigente y ajustándose a las normas técnicas establecidas en el Real Decreto 1070/2015, de 27 de noviembre. Esta normativa garantiza, entre otras materias, el cumplimiento de las normas técnicas de seguridad operacional en recintos como el  Aeródromo de Santa Cilia, de acuerdo al Convenio de Aviación Civil Internacional.

Según el Ministerio de Fomento, los aeródromos de uso restringido se definen “como aquellos aeródromos civiles en los que no se pueden realizar operaciones de transporte comercial de pasajeros, carga o correo, incluyendo los aerotaxis. Pueden albergar, por tanto, el resto de operaciones, como aviación privada, deportiva y corporativa, escuelas de vuelo, mantenimiento en base, lucha contra incendios, sanitarias, salvamento marítimo, emergencias y trabajos aéreos en general”. El Aeródromo de Santa Cilia, instalaciones del Gobierno de Aragón vinculadas a Turismo de Aragón, es un aeródromo no controlado de uso restringido abierto a la aviación general y deportiva, con la catalogación necesaria para ser competente en cualquiera de las actividades citadas.

Actualmente, el Aeródromo de Santa Cilia cuenta con dos pistas asfaltadas de 850x18 metros (la principal) y de 650x15 metros (la auxiliar). A ellas se suma una plataforma para estacionamiento de aeronaves con una superficie de 3.000 metros cuadrados, dos hangares con instalación eléctrica, iluminación artificial y agua corriente y más de 2.000 metros cuadrados y una instalación de combustible AVGAS 100LL y Gasolina 95. Además, cuenta con un bloque administrativo de 200 metros cuadrados (con sala de briefing y oficina de operaciones y planes de vuelo), que completan las instalaciones de uso aeronáutico.

En cuanto a las instalaciones abiertas al público en general, figura un parking cubierto para 40 vehículos, servicio de bar-restaurante, piscina con zona ajardinada y oficina de atención al público.

Esta infraestructura permite ofertar bautismos y cursos de vuelo sin motor, además de vuelos turísticos y vuelo adaptado –disciplina en la que Fly Pyr y el Aeroclub Nimbus son pioneros- al público en general. Para pilotos de las diferentes modalidades, la oferta del Aeródromo de Santa Cilia incluye información meteorológica diaria y coordinación de las operaciones, instrucción básica y avanzada, alquiler de aeronaves, servicio de remolque de planeadores, hangaraje y estacionamiento y suministro de combustible.

Por otra parte, el Aeródromo de Santa Cilia cuenta con a mejor y mayor flota de aeronaves destinadas al vuelo sin motor de toda España, con tres aviones remolcadores que garantizan la disponibilidad de servicio sin apenas esperas; 5 planeadores biplaza adaptados a todas las necesidades y 3 más monoplaza para entrenamiento básico y dos planeadores adaptados para uso de personas con discapacidad o movilidad reducida (el último de ellos, adquirido recientemente).

Todo ello consolida al Aeródromo de Santa Cilia como un referente del vuelo a vela en España y lo sitúa entre los primeros puestos del ránking europeo, cuando se cumplen 20 años de la puesta en marcha de estas instalaciones en La Jacetania, donde continúa siendo un motor de desarrollo en el ámbito económico, deportivo, turístico y social.