Patrimonio estudia cómo actuar en el tramo de muralla desprendido en Huesca

 

caida murallaEl Ayuntamiento de Huesca se encuentra a la espera de un informe de la DGA que determine qué labores se deben acometer en el tramo de muralla de la Ronda Montearagón, tras el desprendimiento producido la noche del pasado martes.

Las fuertes lluvias ocasionaban la caída de una tapia de la parte superior de un muro que cerraba el solar de la calle Desengaño arrasando varios sillares que cayeron sobre tres vehículos estacionados, afortunadamente, sin producir daños personales. Se trata de un tramo de muralla de la Ronda Montearagón. La zona se mantiene acordonada a la espera del informe de Patrimonio del ejecutivo aragonés que determine las actuaciones a desarrollar en esta parte de la muralla, declarada Bien de Interés Cultural.

María Rodrigo, concejala de urbanismo en el ayuntamiento oscense, ha avanzado que es actuación pasará “seguramente” por una consolidación de la muralla pero insiste en que debe ser el Gobierno de Aragón quien les indique esas medidas.

El tramo donde se ha producido el desprendimiento tiene 54 metros de longitud y, a diferencia de otras partes de la muralla, en él no se había actuado.

Rodrigo ha recordado que hace unos años  se intervino en otra zona del monumento a través de una actuación conjunta con el Estado y el Gobierno de Aragón al tratarse de inversiones “importantes”. En este tramo no se actuó y, señala, “debe ser el siguiente para favorecer su consolidación y  garantizar el mantenimiento habitual que deben tener estos bienes”.

En esta ocasión, la actuación “debería acometerse”, según Rodrigo, “en virtud a un acuerdo entre Gobierno de Aragón y Ayuntamiento de Huesca”.

Por su parte, los vecinos del Casco Viejo califican de “lamentable” este desprendimiento y reclaman una actuación “urgente” para las zonas más deterioradas del monumento.

La presidenta de la Asociación de vecinos Osce Biella, Susana Oliván, apunta que después de un invierno con tantas lluvias era “previsible” que algo así ocurriese y cree que “se podría haber actuado antes” en esta parte del lienzo de la muralla.

La misma lamenta que la administración “sólo agiliza los trámites cuando ocurren sucesos como este derrumbe” y reclama “una solución definitiva”.

Esta vez le ha tocado a la muralla, pero la presidenta de los vecinos del casco pone también el acento en otros puntos del barrio. Asegura que hay edificios “casi en estado de ruinas” que con las lluvias han registrado desprendimientos. Pone como ejemplo la caída reciente de cascotes en un edificio situado entre la Costanilla Sellán con la calle Pedro IV que, afortunadamente, “tampoco cogió a nadie”.

Patricia Laliena