Ordesa celebra los 100 años de los Parques Nacionales en España

La aprobación de la primera Ley de Parques Nacionales en el año 1916 es un hito para la conservación de la naturaleza en nuestro país

El valle de Ordesa, pionero de los espacios naturales protegidos junto a la Montaña de Covadonga, fue declarado Parque Nacional en 1918

 

 imagenes__DSC3915_35cb6819Un acto celebrado en Torla ha rendido homenaje a la historia del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y a quienes han trabajado para la conservación de este enclave natural de primer orden, situado en el corazón del Pirineo aragonés.  El evento ha formado parte de una conmemoración simultánea realizada en todos los parques nacionales para celebrar el centenario de la primera Ley de Parques Nacionales que hubo en nuestro país. Fue en el año 1916 cuando el Diario de Sesiones de las Cortes publicaba esta ley firmada por el rey Alfonso XIII,  que supuso todo un hito en la conservación de la naturaleza. Se trataba de una iniciativa pionera no sólo en España sino a nivel mundial y su espíritu ha ido guiando la gestión de los parques nacionales y el desarrollo legislativo hasta nuestros días.

La celebración realizada en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido ha estado encabezada por la directora general de Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Sandra Ortega Bravo, acompañada del director del parque, Manuel Montes, del presidente del Patronato del Parque, Modesto Pascau, del alcalde de Torla, Miguel Villacampa, de un representante del Organismo Autónomo de Parques Nacionales, Alberto Ruiz del Portal, además de otros alcaldes, miembros del Patronato, vecinos de los municipios aledaños, técnicos y trabajadores del espacio natural protegido.

La directora general de Sostenibilidad ha recordado que "la protección de los espacios ha hecho posible que hoy hayamos llegado hasta aquí, los hábitats y las especies no son enemigas del territorio, son el recurso del territorio y es responsabilidad de las administraciones y todos los actores que en el intervienen, el ser capaces de ponerlo en valor y sobre esas bases hacer un desarrollo diferenciador, de calidad, de futuro y sostenible.  Debemos saber aprovechar los recursos que ofrecen estos espacios y diversificar un desarrollo socioeconómico que sea ejemplar para mantener el patrimonio natural que tenemos que es equiparable al patrimonio cultural. Para ello, es necesaria la colaboración de todos los agentes que estén dispuestos a defender nuestro territorio y sacar adelante un desarrollo realmente viable con las personas del medio rural como protagonistas".

A lo largo de la mañana se ha procedido a la entrega de una serie de insignias a los trabajadores del parque –guardas, guías y personal técnico, tanto en activo como jubilados-, en reconocimiento a su labor por la protección de este espacio de enorme riqueza natural. Asimismo, se ha descubierto una placa conmemorativa del centenario, al igual que en el resto de parques nacionales.  Finalmente se ha proyectado un extracto de la película documental que recientemente han estrenado los cineastas Eduardo de la Cruz y Amalia Sesma y en la que se recoge la dilatada historia de la creación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

El mismo tipo de acto se ha celebrado de manera simultánea en los otros catorce parques nacionales españoles, desde los Picos de Europa a Doñana, pasando por los parques nacionales de Canarias o el del archipiélago de Cabrera en Baleares.  A su vez, la  ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina,  ha inaugurado una exposición de pintura ‘100 años de Parques Nacionales’  y una muestra fotográfica sobre la Red de Parques, proyectando imágenes de los actos desarrollados una hora antes en los quince Parques Nacionales.

Cien años desde la primera Ley de Parques Nacionales Impulsada por el Marqués de Villaviciosa, Pedro Pidal y Bernardo de Quirós, en 1916 se promulgó en nuestro país la primera ley del mundo de Parques Nacionales, que permitiría dos años más tarde la protección bajo esta figura de prestigio a la Montaña de Covadonga -actualmente Parque Nacional de los Picos de Europa- y al Valle de Ordesa -actualmente de Ordesa y Monte Perdido-.

 

La primera Ley de Parques Nacionales establecía, a través de sus tres únicos artículos, un sistema de conservación planteado como una garantía para su disfrute por las generaciones venideras, de manera compatible con su disfrute por las actuales. Y a lo largo de estos cien años años, la gestión de nuestros parques nacionales ha aunado conservación y disfrute, impulsando el desarrollo del territorio en el que se asientan junto a la mejora de las condiciones de vida de la población que los habita.

 

Ha pasado un siglo desde que Pedro Pidal, auténtico “padre” de los parques nacionales, dijese en el Senado: “¿No hay santuarios para el arte? ¿Por qué no ha de haber santuarios para la naturaleza, para la madre naturaleza?”.