Observa cómo te hablas

¡Buenos días! No nos damos cuenta que utilizamos el lenguaje para comunicarnos, no solo con los demás sino también con nosotros mismos. Las palabras te pueden herir o sanar, te pueden hacer reír o llorar, las palabras te pueden hacer sentir alegría o tristeza. Las palabras no solo nos evocan emociones si no que también desencadenan acciones. No nos damos cuenta del poder que tenemos con el lenguaje, hacia los demás y hacia nosotros mismos desencadenando que podamos avanzar o limitarnos. Si miramos los estudios, nos hablamos a nosotros mismos más de 14 horas en el día y quizás en el momento en el que vivimos más. Nos hablamos de forma consciente pero nos hablamos muchísimo más inconscientemente Observar todo aquello que te dices, cómo te lo dices, que palabras utilizas para hablar con los demás y sobre los demás, sobre las experiencias, ¿A dónde te lleva?..Si sigues utilizando las mismas palabras. ¿Qué crees que pasaría? ¿Crees que podrías mejorar cosas, situaciones, relaciones? Es importante identificar ese lenguaje para mejorarlo, porque no todo lo que nos decimos que suponemos que es malo, lo es. A veces pensamientos que llamamos negativos son una forma de protegernos de prevenirnos, es supervivencia, están ahí para ayudarnos, es evolutivo. Imagina, se hace de noche, vas andando y ves una calle oscura, las farolas no funcionan, tu mente empieza a decirte que puedes estar en peligro, ahí es donde sin pensar tomas una decisión, de seguir por ahí o cambiar de calle. Es supervivencia. Otras veces todo aquello que te dices puede causarte miedo, tristeza, ansiedad, sentimientos de no soy capaz, no soy suficiente.... Llegando a limitarte y no dejándote avanzar. Si me digo que no soy capaz de hacer algo ¿Crees que podré hacerlo? Seguramente no. Cuando se instala en nosotros este tipo de lenguaje hará que se manifieste en nuestra realidad a la hora de tener un objetivo, emprender un nuevo negocio, una relación de pareja, relaciones interpersonales. Observa y comprueba cuál es tu lenguaje… ¿Qué te dices a ti mismo? Vamos a empezar a aprender a hablarnos mejor, y si en vez de decirme no soy capaz de resolver esta situación, me pregunto  ¿Qué tendría que saber para poder hacerlo? ¿Cómo puedo resolverlo? Y si además me digo quizás no puedo de momento, ¿ Qué ocurre? Pues que me abro a la posibilidad de que ocurra. No es lo que me digo, sino cómo me lo digo, una sola pregunta formulada de cierta manera puede cambiar mi percepción. y hoy  ¿Puedes decirte algo que te invite a empoderarte ? Escríbelas y comparte, es la mejor manera de interactuar con el lenguaje y con los demás. Además es manifestar y aportar valor a otros que te puede llevar a crecer. ¡Que tengas un día extraordinario! www.isabelgarzon.com