Muere un vecino de Huesca al caer por una pendiente de unos 50 metros

Sobre las 13'45 horas se recibe aviso en la central 062 de la Guardia Civil de Huesca con la que un montañero informa que ha visto precipitarse a un hombre hacia la zona de la brecha Latour. Se dirigen al lugar personal de EREIM de Panticosa, helicóptero de la Guardia Civil con base en Huesca y médico 061.
Tras dejar a los especialistas y el médico mediante un ver ciclos de grúa, al tratarse de una zona muy inclinada y con abundancia de nieve se localiza al montañero fallecido en el interior de una rimaya en la brecha Latour, el cual se ha precipitado desde la aguja de Cadier unos 50 metros, teniendo lesiones incompatibles con la vida, por lo que el médico únicamente puede certificar su fallecimieno. Se procede a evacuar al cadáver hasta la helisuperficie de Panticosa y de allí al depósito de cadáveres de Jaca a al espera de la autopsia.
Se trata de un hombre de 53 años, vecino de Huesca, iba solo y perfectamente equipado para la actividad que estaba realizando.