Miguel Garcia anuncia que a finales de junio terminarán las primeras obras para consolidar la Cartuja donde hoy se han reunido unos 450 Monegrinos

Miguel Gracia presidió los actos que tuvieron lugar en la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes donde llegó como cada 15 de mayo la romería coincidiendo con San Isidro, unas 450 personas que partían desde diferentes localidades del entorno de este monumento entre las que se encontraban vecinos de Pallaruelo de Monegros, Cantalobos, Orillena, y, en mayor grado, de Lanaja y Cartuja.

De estas dos poblaciones son las asociaciones de mujeres encargadas de propiciar esta jornada festiva y de encuentro que acabó con el reparto de dulces y vino, justo después de que se celebrara una misa con el canto de los gozos a la Virgen bajo la obra pictórica de Bayeu.

Como coincidían en afirmar muchos de los participantes, este año era especial porque “es la primera vez que notamos que algo ha cambiado y se ve, movimiento, obras”, mientras se alegraban de que “la Cartuja ya no esté en el olvido”. Junto a Miguel Gracia estuvieron otros representantes de Monegros, alcaldes como el de Lanaja, Armando Borraz, la consejera comarcal Lorena Canales, la diputada regional de la zona, Margarita Périz, concejales del Ayuntamiento de Sariñena, Alberto Borrás, representante de la anterior propiedad y otros defensores de este patrimonio a través de colectivos y plataformas como Alberto Lasheras.

Allí, el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca anunció que “antes de que termine el mes de junio está previsto dar por finalizada la obra inicial para preservar este Bien de Interés Cultural y cumplir con los compromisos que adquirimos con la sociedad monegrina” cuando este conjunto paso a manos públicas con la adquisición por parte de la Diputación Provincial, que daba respuesta a una reivindicación en Los Monegros de hace más de dos décadas.

Los trabajos, cuyo estado pudieron comprobar también los romeros, se están desarrollando en más de 800 metros cuadrados, aproximadamente la mitad de las cubiertas “con especial atención a aquellas que pueden seguir afectando al estado de conservación de la excepcional colección de pinturas”.

Al mismo tiempo, Miguel Gracia aseguró que la Diputación está ya con el proyecto de una segunda fase para que se pueda ejecutar este mismo año. En lo relativo al plan director que quiere la DPH para este espacio, Miguel Gracia señaló que el pasado miércoles tuvo lugar una reunión para presentar el esquema inicial y adelanta que “queremos contar con expertos en las distintas materias y se va a coordinar desde el ámbito universitario”. Esa responsabilidad la asumirá la profesora de la Universidad de Zaragoza, Elena Barlés. Hizo referencia Gracia a la necesidad de ese plan rector “donde quedarán definidas todas las directrices para restaurar el conjunto como su posterior conservación y uso” para lo cual, señala, “está resultando muy útil la implicación de los distintos colectivos, administraciones y de conocedores del patrimonio”, quienes participaron en el encuentro de de esta semana.

En él también se pusieron sobre la mesa las distintas vías de colaboración con la Escuela superior de conservación y restauración de bienes culturales de Aragón, con sede en la ciudad de Huesca.

Además de su ingente valor patrimonial, la recuperación de la Cartuja de Las Fuentes “puede y debe ser también una oportunidad de concitar voluntades en torno a un proyecto que vaya mas allá de la restauración de un monumento, tiene que incardinarse en la puesta en valor de un territorio, en su diversificación económica”, reconoció el máximo responsable de la Diputación Provincial, actual propietaria del monasterio. Los trabajos que finalizarán en el mes de junio están centrados en frenar las filtraciones de agua mediante el retejado y consolidación de las techumbres de la nave principal y las capillas, además de los dos cimborrios, que se están llevando a cabo de forma paralela a la intervención de urgencia en el chapitel de la torre.

A día de hoy se podía observar cómo está reconstruido el armazón y se han colocado parte de las tejas de cerámica cuyo aspecto es similar al original. La Diputación ya ha invertido alrededor de 600.000 euros en este conjunto, que también ha sido objeto de otras actuaciones de urgencia para reparar otros elementos estructurales que permitan paralizar el grave deterioro con el que se encontró la Diputación al adquirirlo hace ahora ni un año.

  Además de estas inversiones iniciales que requiere el conjunto para consolidarlo, la Diputación se encuentra paralelamente en el proceso de contratación del servicio de visitas al público que ya no ofrece el Gobierno de Aragón y que serán ampliadas también a los sábados.