Los trabajos de restauración de la Ciudadela de Jaca recuperan la portada de la fortaleza

Las obras de restauración de la ciudadela de Jaca continúan a buen ritmo, y en estos momentos se está actuando en la portada de acceso y la espadaña, una imagen que sorprende a los visitantes que llegan hasta el Castillo de San Pedro, pero que en breve lucirá de nuevo en todo su esplendor.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte comenzó la restauración de la Ciudadela de Jaca el pasado mes de febrero, y su objetivo era consolidar las partes del muro exterior que se habían deteriorado con el paso de tiempo. En concreto, los trabajos han centrado en los problemas aparecidos en los parámentos, especialmente en la cortina situada entre los baluartes de Santa Orosia y San Francisco, así como en otros en los que se han producido desprendimientos de piezas de la coronación del muro. Estos problemas son provocados por el efecto que se deriva de la insuficiente capacidad para la evacuación del agua de lluvia en las zonas superiores. El proyecto incluye también la intervención sobre la portada de la fortaleza, y esta es la parte que se está llevando a cabo durante estos días.

En total, la inversión, promovida por el Instituto del Patrimonio Cultural de España, asciende a 352.129,87 euros. La intervención en la Ciudadela tenía una duración prevista de 6 meses, de manera que para este verano el edificio ya debería estar rehabilitado, al menos en lo que se refiere a esta primera fase. Sin embargo, durante los trabajos de restauración de los muros de la Ciudadela,  se acaba de encontrar un nuevo muro en dos zonas distintas de la edificación, apartadas entre sí,  un descubrimiento que ha llevado a los arqueólogos a hacer nuevas catas para estudiar los restos recién aparecidos.  De comprobarse su extensión y autenticidad, y sobre todo si se ratifica que rodea todo el perímetro de la muralla, podría cambiar la forma de entender la evolución de estas fortificaciones, por lo que se está analizando el papel de este muro secundario desconocido hasta ahora y que podría dar lugar a nuevos estudios y trabajos en el entorno del Castillo de San Pedro.

La construcción de la ciudadela de Jaca en época de Felipe II se inscribe dentro del marco histórico de las guerras de religión que se desarrollan en Europa al principio del siglo XVI. El castillo se construyó según traza de Tiburcio Spannocchi y las obras comenzaron en 1595. Corresponden a la construcción inicial los polvorines y los cuerpos de guardia que protegen el túnel de bajada al foso y a las casamatas, en las que se instalaban las piezas de artillería, que se proyectan, como era usual, con un muro de escaso espesor provisto de troneras y aspilleras. La Ciudadela de Jaca fue declarada Monumento histórico-artístico mediante Decreto de 28 de junio de 1951. La restauración del conjunto llevada a cabo en 1968 mereció la concesión del Premio 'Europa Nostra', según recordaba el Ministerio de Fomento cuando comenzaron los trabajos.

José Antonio Sánchez Palencia