Los ayuntamientos altoaragoneses pueden acogerse hasta el 21 de mayo al programa de la DPH para alojar a nuevas familias

 

El importe total de estas subvenciones para luchar contra la despoblación asciende a 650.000 euros y la Diputación de Huesca cubrirá el 85% de la inversión prevista. Las bases completas pueden consultarse en la sede electrónica de la DPH (www.dphuesca.es/sede-electronica).

El que se conoce como Programa de Impulso Demográfico va destinado a la conservación y rehabilitación de viviendas en las que se vayan a instalar nuevos residentes y estén ubicadas en poblaciones de menos de 500 habitantes, que suponen el 70% en la provincia de Huesca.

sede electronicaUn año más, la Diputación de Huesca lanza una de las líneas de ayudas para frenar el problema de la despoblación en la provincia, la destinada a la conservación y rehabilitación de viviendas para alojar a nuevos residentes. La partida del conocido como Programa de Impulso Demográfico alcanza los 650.000 euros y pueden acogerse hasta el 21 de mayo aquellos ayuntamientos que tengan núcleos de población de menos de 500 habitantes y estén interesados en habilitar alguna propiedad municipal para que nuevas familias se asienten en estos pueblos.

El Boletín Oficial de la Provincia de Huesca publicaba esta pasada semana la convocatoria para este año y el próximo que especifica la consideración de nuevos residentes a aquellas personas que estén empadronadas con posterioridad al día 1 de enero de 2015 en la población donde se va a llevar a cabo el proyecto. Entre las actuaciones también se incluye la adquisición de mobiliario, enseres y menaje, siempre que formen parte de la conservación o rehabilitación del espacio.

Los objetivos del programa, tal como detalla la responsable de Desarrollo Territorial, Maribel de Pablo, “son en primera instancia atraer gente a los pueblos más pequeños creando una oferta de viviendas de propiedad municipal a las que puedan acceder en régimen de alquiler”. Además de poner el acento en la lucha contra la despoblación, Maribel de Pablo también habla de que “logramos cerrar el círculo ayudando a los ayuntamientos a conservar su patrimonio e instalaciones”.

“En algunos casos -continúa De Pablo-, gracias a familias que se han instalado con anteriores convocatorias se ha conseguido mantener el ratio en escuelas rurales de la provincia que de otro modo habrían echado el cierre”, apunta la presidenta de la Comisión de Desarrollo Territorial y Medio Natural.

El pasado año los principales proyectos, que en muchos casos superaron los 50.000 euros de inversión, se centraron en la rehabilitación de edificios y viviendas municipales como en Baells, Panillo, Puente de Montañana, Pallaruelo de Monegros y Albero Alto, o la adecuación de espacios que habían estado dedicados a otros usos. Es el caso de Bárcabo, donde se  rehabilitó la antigua casa del maestro. Estas subvenciones también llegaron a Salas Bajas, Viacamp-Litera y Vicién.

Entre los criterios para la adjudicación se valorará que los municipios en el momento de remitir la solicitud certifiquen que disponen de nuevos residentes para alojar en estas viviendas y que propongan alguna forma de potenciar el asentamiento poblacional de forma prolongada, además de priorizar los proyectos en aquellos territorios más despoblados.

Del total de 650.000 euros de la convocatoria, la DPH destina 325.000 euros a cada una de las anualidades (2016 y 2017). La Diputación cubrirá el 85% de la inversión prevista, cuyo importe máximo por proyecto será de 60.000 euros. El plazo para solicitar las ayudas finalizará el próximo 21 de mayo y las bases completas pueden consultarse en la sede electrónica de la DPH (www.dphuesca.es/sede-electronica).