¡Las rebajas ya están aquí!

A pesar de la liberalización del periodo de rebajas, los consumidores aún seguimos asociando el comienzo de las rebajas al día 7 de enero, fecha en la que los grandes almacenes cuelgan el cartel de “rebajas”.

La venta en Rebajas

  • rebajasLos artículos objeto de la rebaja se ofertan en el mismo establecimiento en el que se ejerce la actividad comercial, a un precio inferior al fijado antes de dicha venta.
  • La duración del periodo de rebajas se decide libremente por cada comerciante, y pueden llevarse a cabo en los periodos estacionales de mayor interés comercial (según criterios de cada comerciante).
  • La reducción del precio debe consignarse exhibiendo, en porcentaje o en cifra, junto al precio habitual el precio rebajado.
  • La Administración podrá exigir, de oficio o a petición del comprador o de una asociación de consumidores, la prueba de autenticidad del precio indicado como habitual.
  • Los artículos ofertados en rebajas habrán estado incluidos con anterioridad en la oferta habitual de ventas. Está prohibido ofertar, como rebajados, artículos deteriorados, así como los que hayan sido adquiridos expresamente para este fin.
  • La venta en rebajas y la duración se expondrá de forma visible desde el exterior, incluso cuando el establecimiento permanezca cerrado.

Otros aspectos a tener en cuenta en la venta en rebajas

  • Los productos adquiridos durante las rebajas se pueden devolver, si el establecimiento acepta devoluciones de artículos como norma general el resto del año.
  • En caso de que el artículo adquirido sea defectuoso (y no se trate de un saldo), el consumidor puede exigir su devolución, aunque ese establecimiento no acepte devoluciones en su política general de ventas.
  • Tiene derecho a elegir la forma de pago; si el establecimiento acepta normalmente el pago con tarjeta, no puede negarlo en estas fechas.
  • Preste atención a la existencia de artículos no rebajados, que deberán estar debidamente marcados y separados del resto para evitar equivocaciones.

Recomendaciones

Para comprar con cordura en rebajas, hay que realizar un presupuesto previo. Esto permitirá que se haga un gasto adecuado a nuestras posibilidades. También es recomendable hacer un uso comedido de las tarjetas de crédito. Hay que pensar que, aunque ese cobro no se vaya a cargar de manera inmediata en la cuenta bancaria, tarde o temprano terminará por llegar, por lo que hay que evaluar cuánto gasto puede asumir cada consumidor.

Política de cambios o devoluciones

Ninguna ley obliga a devolver el dinero una vez efectuada una compra solamente porque, al llegar a casa, nos damos cuenta de que no “nos satisface”. Para que devuelvan el dinero o cambien un artículo, hace falta demostrar algo más que insatisfacción. Por ejemplo, que el producto no se ajusta a las características descritas; que no sirve para el uso al que ordinariamente se destina o, si se lo hemos indicado manifiestamente al vendedor, que no sea apto para el uso especial que pretendemos darle, y, naturalmente, si el producto es defectuoso o está estropeado.

Frente a esto, si bien los comerciantes no tienen la obligación de devolver ningún artículo a no ser que esté defectuoso, si durante el año un establecimiento anuncia que admite devoluciones, tendrá que aceptarlas también en época de rebajas. En los establecimientos que se anuncian frases del tipo "si no queda satisfecho le devolvemos su dinero" tienen la obligación de aceptar los cambios, puesto que así lo publicitan.

En todo caso, el consumidor tendrá que acatar las condiciones que imponga ese establecimiento, como el periodo en el que se admiten, si se devolverá el dinero o se dará un vale por esa cantidad canjeable en productos de ese comercio.

La recomendación, que sirve tanto comprar en rebajas como fuera de ellas, es que se informen de la política de devoluciones que tiene ese establecimiento; que conserven el ticket de compra y el envoltorio original del producto.