La sequía hace que los ganaderos gasten más en alimentar a sus animales debido a los pastos secos

GanaderíaextensivaLa bajada de las cabañas de ovino y vacuno de los puertos de verano a los pastos de otoño se está encontrando con la desagradable realidad de unos pastos afectados por la dura sequía que este año afecta a nuestra comunidad autónoma.

Estos pastos, en los que el ganado extensivo se alimenta antes de ser recogido en las explotaciones para el paso del invierno, son claves para la sostenibilidad económica de este tipo de explotaciones, pues obtienen una alimentación nutritiva a un precio asequible. La reducción drástica tanto en la cantidad como en la calidad de este pasto obliga al ganadero a suplementar la ración de sus animales con piensos y forrajes, que o bien tiene que comprar o son los que había recogido de sus propios pastos de siega para el paso del invierno. A este consumo prematuro de forraje propio se suma la menor producción que los pastos de siega han dado debido a la sequía. Desde Asaja Huesca se estima una reducción de un 40% en la producción debido a la escasez de lluvias en la primavera.

Además se encuentran grandes dificultades para dar de beber al ganado, por la menor cantidad de agua en los manantiales y porque la mayoría de las parideras no disponen de enganche de agua a la red pública.

Esta situación puede verse agravada en caso de no producirse lluvias en el otoño e invierno, que si bien no solucionarán las afecciones antes mencionadas sí que servirán para que las siembras de los pastos de la próxima primavera nazcan y se desarrollen adecuadamente.

Como medidas de choque para paliar esta situación desde Asaja Huesca proponemos la concesión de créditos blandos con cadencia mayor al año, el aplazamiento en los pagos de los créditos de SAECA concedidos en años anteriores, la rebaja en los módulos de la renta, el pago de las ayudas del primer pilar de la PAC en noviembre y diciembre de este año, el adelanto de las ayudas asociadas, agroambientales y a zonas desfavorecidas respecto a las fechas de pago de años anteriores, rebajas en el IVA de los transportes de forrajes, e inclusión de las zonas afectadas en los reales decretos de medidas urgentes para paliar los efectos de la sequía.