La plataforma de Síjena Sí se trasladó a Lérida el pásado sábado reivindicando una vez más la devolución de los Bienes

Si el pasado 17 de junio, la plataforma Sijena Sí reivindicaba la devolución de los Bienes en el MNAC de Barcelona, este sábado 15 de julio volvía a gritar ‘Por justicia y dignidad’ en el museo de Lérida, donde sus responsables no han sido tan amables como los de la ciudad condal.

Treinta representantes del colectivo entraban en el Museo leridano para dirigirse a la sala donde se exponen 3 de las 44 obras del monasterio que la jueza ha ordenado devolver antes del próximo 31 de julio y donde se  exponen los tres ataúdes de madera policromada de las prioras de Sijena.Al igual que hicieron en Barcelona, una vez se han reunido todos han intentado desplegar la pancarta mientras cantaban el himno de la agrupación cuando han aparecido personal de seguridad junto a una restauradora, una guía y el director del museo, Josep Giralt i Balaguero creando momentos de cierta tensión e intentando desalojar a los integrantes de la plataforma sin dejarles desplegar la pancarta. “Aquí nos han intentado echar de malas maneras, aunque estoy satisfecho porque esto muestra la unidad y esta acción dará aliento y soporte a la labor judicial”, decía el alcalde de Villanueva de Sijena, Alfonso Salillas.

Cabe destacar que estas acciones se desarrollan de manera discreta para que sean una sorpresa en los museos, por ello no se lleva a cabo un llamamiento popular. Entre los miembros de la plataforma estaban, además de varios vecinos de Sariñena, Sena, Huesca y Zaragoza, los alcaldes, concejales y diputados de PAR (Alfonso Salillas, Francisco Villellas y Belén Ibarz), por parte del PP (Judith Budios, Antonio Romero, José Luis Ferrando, Enrique Veintemilla y Beltrán Abad), desde CHA (Chusé Rozas, Salvador Ariste y Enrique Gros) y Ciudadanos (Jesús Sansó).

Juan Yzuel, coordinador de la plataforma, considera que ya es hora de acabar con esta situación, “con este pitorreo y exijo el inmediato cumplimiento de los mandatos judiciales o en su defecto, el envío de la policía”, indicando, al igual que Salillas, que la manifestación tiene como finalidad, “busca dar apoyo al último auto de la titular juzgado oscense, que ha ordenado la entrega de las 44 piezas retenidas en Lérida y para ello, ha puesto como fecha tope el 31 de julio”.

Asimismo, Judith Budios, presidenta de la Comarca de Los Monegros, manifestaba su deseo de acabar con este litigio, “hay que cumplir los mandatos judiciales de inmediato o habrá que enviar a la policía”. De la misma manera se pronunciaba  Jesús Sansó, de Ciudadanos, considerando que las excusas utilizadas por los catalanes son burlas, “raya la desvergüenza, pues tienen la obligación de acatar las sentencias como cualquier otra institución o ciudadano.

Por parte de CHA,Chusé Rozas señalaba, “la entrega de las piezas por dignidad y respeto hacia el medio rural, que tiene derecho a disfrutar y exhibir su patrimonio, siendo una posibilidad muy importante de desarrollo”.

Después de la acción en el museo, el grupo se ha dirigido al obispado de Lérida, donde han entregado una carta para el obispo, Salvador Giménez, en la que, además de pedirle su intervención en el conflicto, le solicitan que abandone el Consorcio del Museo de Lérida y facilite el cumplimiento de las sentencias judiciales. Asimismo, le piden su apoyo para lograr la devolución de las 113 piezas de las parroquias orientales. La misma misiva será enviada a otros responsables religiosos, desde el Papa Francisco hasta el obispo de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez.

Sijena Sí tan solo lleva constituida cien días  y au objetivo es la devolución de los Bienes de Sijena ‘por respeto y dignidad’, y con estas acciones pretenden que se cumpla la ley, “Es en Cataluña donde tenemos que convencer y nos tienen que escuchar”, indicaba Yzuel que junto al grupo han reivindicado también  la recuperación de los bienes de Barbastro-Monzón. “Pensamos que si el proceso se desatasca en un sentido, puede desbloquear todo lo demás”.

La carta que se ha entregado al conserje del obispo de Lérida y posteriormente se ha enviado por correo certificado a las autoridades eclesiásticas, tiene como título, titulada ‘Cumplimiento de las sentencias que obligan a la devolución de las piezas del Museo Diocesano de Lérida que pertenecen a Aragón’, explicando en ella la plataforma Sijena Sí como su acción en Lérida obedece a que quieren mostrar su apoyo “a las recientes medidas judiciales del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Huesca que obligan a la Generalitat de Cataluña y al Museo de Lérida a cumplir las sentencias y devolver antes del 31 de julio de 2017 las 44 piezas expoliadas del Monasterio de Sijena que todavía no han regresado a Aragón”.

Asimismo, se hacen eco del litigio que enfrenta al obispado de Lérida con el de Barbastro-Monzón por los 113 bienes de las parroquias aragonesas que retiene el museo ilerdense, recordando “los tribunales de la Santa Sede han decretado en repetidas ocasiones que esos bienes sean devueltos a sus legítimas propietarias, las comunidades cristianas afectadas”.

También  muestra su duda de cómo es posible que, “precisamente el Obispado de Lérida, siga permaneciendo plácidamente en un museo civil donde se están secuestrando nuestros bienes en lugar de devolverlos a la misma Iglesia (las parroquias propietarias)”. Plantean que el Obispado de Lérida podría “retirarse” cuando quiera de dicho consorcio civil. “¿Por qué no lo hace? ¿Cómo es posible que no se sienta usted incómodo con todo esto y no lo haya manifestado ni se sepa que haya hecho nada para ponerle fin?”, se preguntan.

Además, demandan al obispo de Lérida que “dé un paso al frente”, “obedezca a sus superiores, retire todas las piezas de Sijena y de Barbastro-Monzón del Museo Diocesano de Lérida” y las devuelva y reiteran  que la Secretaría de Estado del Vaticano ya solicitó formalmente al Obispado de Lérida en 2009 que retirase estos bienes aragoneses del museo diocesano a través de la Nunciatura Apostólica en España. Por último, le piden que lo haga, no solo en nombre de la Justicia, sino también de la fraternidad y la paz, “esos valores evangélicos y universales que en repetidas ocasiones prometió usted vivir y anunciar”.