La marca 'Hecho en los Pirineos', una apuesta de futuro para el sector de la agroalimentación

El Proyecto 'Hecho en los Pirineos' ha presentado en la mañana de hoy las conclusiones finales sobre el eje de los Mercados Agroalimentarios en la calle, en un seminario celebrado en el Centro de Congresos de Barbastro, en el que Antonio Cosculluela, alcalde de la ciudad, ha sido el encargado de dar la bienvenida al acto, resaltando la importancia de este tipo de iniciativas de carácter transfronterizo que apuestan por la agroalimentación. A la sesión han acudido los socios del proyecto y diferentes actores del sector que han participado en estos mercados desde su comienzo en 2017.

Tras un análisis de resultados por parte de los productores franceses y altoaragoneses participantes en alguno de los Mercados, transmitidos por Cèdric Abadia, subdirector de la Chambre d´Agriculture de Tarbes, y Daniela Jouet, directora de Exmas, Pedro Salas, director del proyecto transfronterizo, ha sido el encargado de la lectura de las conclusiones.

Conclusiones

En un inicio, el objetivo del proyecto era realizar nueve mercados en diferentes localidades de la provincia de Huesca, aprovechando alguna festividad o acto que ya atrajera público hasta el mismo. No obstante, a lo largo de los meses que ha durado, finalmente se han realizado 12 mercados, con 11 ayuntamientos altoaragoneses implicados. Han participado un total de 19 productores franceses y 64 productores oscenses. La respuesta ha ido in crescendo hasta alcanzar un público estimado final de más 5.000 personas que han pasado por alguna de las citas.

El propósito de esta línea de trabajo de 'Hecho en los Pirineos' era marcar un itinerario base que sirva de modelo para que los Mercados Agroalimentarios continúen en el tiempo, ya sin el apoyo de la iniciativa transfronteriza. No obstante, hasta que se consoliden, desde el Proyecto se indica que es necesario ayudar en la participación, especialmente de los productores franceses, que tienen más gastos por los desplazamientos, alojamiento, comidas... Para su éxito se ha constatado que integrar los mercados en un evento agroalimentario ya existente es un plus para la presencia de público y su actitud de compra, siendo además las estaciones de primavera y otoño las más adecuadas tanto para la atracción de visitantes como para la conservación de los productos.

El principal objetivo de los mercados es ser rentables para los productores de Huesca y de Hautes-Pyrénées. La rentabilidad se refiere a tener una ventas que justifiquen su asistencia, la ganancia en visibilidad y el conocimiento del producto y el productor entre los consumidores. Por esta razón, la programación de los mercados agroalimentarios debe hacerse en localidades con suficiente masa de clientes, preferiblemente en localidades turísticas de población media o grande.

 

La marca 'Hecho en los Pirineos'

El nombre 'Hecho en los Pirineos' se ha convertido en una marca, por eso la AECT HP-HP, a quien pertenece este proyecto, la ha registrado como propia en España y Francia. En el futuro, los mercados pueden organizarse bajo la marca citada bajo ciertas condiciones. La AECT ha manifestado a los productores la disposición a autorizar su uso como marca registrada colectiva, si un grupo de productores se asocia, establece un reglamento de uso colectivo y promueve la realización de mercados.

Por ello, la propuesta que se lanza desde 'Hecho en los Pirineos' es que los productores agrupados bajo la marca 'Hecho en los Pirineos' deben proponer a la organización de las ferias ya existentes una presencia de forma colectiva en la venta directa de productos de artesanía alimentaria de la provincia de Huesca. Con este elemento deben negociar su presencia agrupada en dichos espacios.