La Guardia Civil lleva a cabo 3 rescates en el Pirineo oscense

En la tarde y la noche del pasado lunes, la Guardia Civil llevó a cabo tres rescates.
Imagen de archivo

Imagen de archivo

Se recibió el primer aviso en la central 062 de la Guardia Civila las 17:15 h. del lunes día 2, informando de que una senderista que se encontraba en la zona del Posets-Viados había sufrido una caída debido a una placa de hielo y tenía una posible fractura.
Se dirigieron al lugar componentes del Greim de Boltaña hasta una pista en la que tuvieron que estacionar el vehículo, continuando a pie hasta donde se encontraba la mujer accidentada. Tras más de una hora de ascensión , a unos 1.790 metros, localizaron a la mujer y le inmovilizaron la pierna. La bajaron en camilla a pie durante casi 3 horas en plena noche y con temperaturas bajo cero y, cuando llegaron al vehículo oficial, la trasladaron a Plan donde la esperaba una ambulancia que la traslado hasta el Centro de Salud de Lafortunada.
La senderista rescatada es una vecina de Madrid de 57 años.
Mientras los especialistas de Boltaña se encontraban realizando el anterior rescate, se recibió un aviso en la central 062 de la Guardia Civil indicando que en las inmediaciones del Pico Cotiella había dos personas que se habían desorientado. Confirmaron que los extraviados se encontraban en perfecto estado y su ubicación, y cuando los especialistas del GREIM de Boltaña acabaron el anterior rescate, se dirigieron en vehículo hacia el lugar. Tuvieron que aparcar el vehículo y continuar a pie, teniendo que avanzar por tramos de hielo, roca, nieve... y con la única luz de sus frontales, existiendo tramos verticales peligrosos.
En torno a las 4 de la madrugada localizaron a los extraviados, después de más de 5 horas caminando. Tras comprobar que se encontraban en buenas condiciones, aunque con una ligera hipotermia y enriscados en una zona vertical, los sacaron del lugar. Pero los componentes del Greim estaban exhaustos, por lo que decidieron ponerse a cubierto y, tras prestarles ropa de abrigo, comida y bebida caliente, decidieron esperar al amanecer para continuar la marcha.
Sobre las 4:30 de la madrugada, otra pareja del Greim de Boltaña se dirigieron a dar apoyo a sus compañeros.
A las 7:30 horas comenzaron el descenso, llegando a los vehículos sobre las 11 de la mañana. Dejaron a los montañeros en Aínsa. Se trata de un hombre de 36 años vecino de Graus y una mujer de 28 vecina de Zaragoza.
 Tras 17 horas ininterrumpidas entre ambos rescates, los componentes del Greim de Boltaña regresaron a su base a las 12’30 de la mañana.
Por otra parte, a las 23’30 horas del día 2 se recibía un nuevo aviso en la Central 062 de la Guardia Civil indicando que unos familiares que habían salido a hacer senderismo a la Selva de Oza no habían regresado.
La Patrulla de Seguridad Ciudadana del Puesto de Hecho consiguieron localizar el vehículo sin nadie en su interior en el parking de la Selva de Oza. Dado que no se disponía de datos sobre el lugar al que se dirigían o el tipo de actividad que iban a realizar, se tuvieron que posponer las labores de búsqueda a primera hora de la mañana. La Patrulla Ciudadana se quedó en el parking con señales luminosas para que, en caso de que los supuestos extraviados las vieran, pudieran llegar hasta ese lugar.
A primera hora de ayer martes, se dirigieron al lugar personal del SEREIM de Jaca y comenzaron las labores de búsqueda por las zonas que serían más lógicas, según la situación del vehículo. Llegaron hasta la base del Pico Peña Forca tras más de dos horas de ascensión no lograron ver a los desaparecidos, por lo que continuaron la búsqueda por zonas aledañas. En torno a las 10:30 horas aparecieron los montañeros en perfecto estado. Habían subido al Castillo de Acher y al bajar se habían desorientado, al hacerse de noche no pudieron continuar el descenso y tuvieron que improvisar un resguardo entre unas piedras con una manta térmica. Con las primeras luces del sol decidieron continuar el descenso, lograron localizar el camino y llegaron hasta el vehículo.
Se trata de un hombre de 45 y una mujer de 37 años, ambos vecinos de Utebo (Zaragoza).