La DPH publica Pueblos Recuperados en el Alto Aragón para dar a conocer iniciativas de éxito que están frenando la despoblación

La despoblación de las áreas rurales es el primer problema de ordenación territorial del país y en este sentido desde la Diputación Provincial de Huesca, como administración más próxima a la realidad del medio rural, se están llevando a cabo acciones e iniciativas que contribuyen a frenar este proceso así como a analizar iniciativas que pueden contribuir a ello.

A esta acción se suman las impulsadas desde otros ámbitos y que han permitido recuperar núcleos concretos. Así se recoge en el libro Pueblos recuperados del Alto Aragón, que ha editado recientemente la Diputación Provincial de Huesca y que incluye los esfuerzos de todas las instituciones partícipes de la recuperación de una treintena de localidades de la provincia de Huesca. Administraciones públicas como la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Gobierno de Aragón o el Ministerio de Educación, sindicatos como CCOO, UGT, CGT o UAGA y asociaciones y colectivos como la Fundación Benito Ardid, las asociaciones Scouts de Aragón,  Artiborain y La Senda, y la Cooperativa de Mipanas, han sido los artífices de recuperar núcleos que estaban despoblados -o a punto de estarlo, así como otras asociaciones de neorrurales, antiguos habitantes o nuevos usuarios que han apostado también por recuperar núcleos con modelos de gestión y resultados diferentes.

El libro Pueblos Recuperados en el Alto Aragón propone una mirada positiva sobre una batalla que no se puede dar por perdida. En la publicación se pone el acento en los efectos reales de acciones para repoblar territorios deshabitados y da ejemplos de cómo esas iniciativas están teniendo resultados positivos en algunos pueblos de la provincia.

Se trata de una publicación que surge a raíz de las sinergias creadas en el II Congreso Nacional contra la Despoblación celebrado en Huesa en junio de 2017, organizado por la FEMP y la DPH, donde expertos de distintos ámbitos desarrollaron talleres con el propósito de analizar el problema desde distintas perspectivas.

Uno de esos talleres fue el dedicado al área de Urbanismo y Ordenación del Territorio, en el que se mostraron iniciativas para la recuperación de asentamientos.

Al coordinador de este taller, al arquitecto y profesor de la Universidad de Zaragoza, Sixto Marín, se le encargó desde a Diputación de Huesca un estudio sobre las experiencia de pueblos aragoneses recuperados desde los años 90.  El estudio fue presentado hace seis meses, realizado en colaboración con otros técnicos, y  es la constatación de que es posible frenar la despoblación. Dado el interés que suscitó este estudio, la Diputación Provincial de Huesca decidió darle forma de publicación.

Para una mejor compresión de la complejidad del estudio el libro viene dividido en dos partes: una primera introducción en la que se explica el fenómeno de la despoblación y sus efectos en la provincia de Huesca y en la que se describen los procesos de recuperación incluidos y las localidades protagonistas; y una segunda parte en la que se recopila información específica de 31 casos de núcleos recuperados de la provincia de Huesca a lo largo de las últimas tres décadas.

Cada uno de los casos descritos en el libro Pueblos recuperados en el Alto Aragón se aborda desde una perspectiva completa en la que se incluyen distintos materiales como textos, planos y fotografías que ayuden a entender la singularidad de cada uno de ellos a la vez que se establecen estrategias más generales que puedan plantearse en otros núcleos rurales.

Con esta nueva publicación la Diputación de Huesca pretende acercarse al problema de la despoblación con una visión más optimista y constructiva, que permita constatar los resultados de la combinación de esfuerzos de administraciones públicas y privadas por frenar el problema de la despoblación y de esperanzas al territorio de que todavía es posible llegar a tiempo de salvar muchos municipios de Huesca del desierto demográfico.