Huesca, sede del debate sobre la despoblación

despoblacion1En Huesca se está celebrando el II Congreso Nacional sobre Despoblación. Allí, instituciones y expertos se han unido para poner fin a este problema e iniciar la repoblación. La primera jornada ha contado con la presencia de Edelmira Barreira, la comisionada para el reto demográfico, quien ha manifestado el “interés” del Gobierno central para impulsar medidas que den solución a este problema.

Barreira ha reconocido que al ejecutivo central le preocupa especialmente la realidad de algunos territorios que, desde hace décadas, sufren el problema del envejecimiento y la baja natalidad de forma especial y donde se continúa dando con la “máxima intensidad”.

En este sentido, la misma ha insistido en la necesidad de colaboración entre todas las administraciones y así ha recordado la puesta en marcha de un grupo de trabajo con la administración central, las autonómicas y las entidades locales a través de la FEMP. Además, ha incidido también en la necesidad de implicación de la UE para que “nos respalde y reconozca que España tiene un grave problema de envejecimiento en general y, concretamente, de despoblación en muchas zonas”.

despoblacion2En la inauguración, el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha defendido la distribución “equilibrada” de la población en el territorio y ha urgido a todas las instituciones y actores políticos a trabajar “codo con codo” para luchar contra la despoblación.

El presidente ha apoyado la discriminación fiscal positiva y ha apostado por medidas concretas como acercar servicios de Sanidad y Educación, impulsar el sector de la nieve o la agroindustria, así como la extensión de la banda ancha. Lambán ha recordado que nuestra comunidad es una de las más afectadas por la despoblación y que el Gobierno autónomo aprobará en breve una directriz sobre despoblación que, entre otras cuestiones, contempla medidas como la discriminación fiscal positiva para las empresas que se asienten en el medio rural.

El presidente aragonés Javier Lambán ha referido también a razones éticas y medioambientales como otros de los motivos fundamentales para invertir la tendencia de despoblación.

El Gobierno de Aragón junto con Castilla León viene liderando la reivindicación de conseguir que el Gobierno de España vea este problema como un asunto de Estado que requiere soluciones de ese nivel. Ello conlleva, por ejemplo, tener en cuenta este criterio para repartir los fondos estructurales europeos.

Antonio Sánchez Quero, presidente de la Comisión de trabajo sobre Despoblación de la FEMP, ha recordado que ya se ha redactado un documento con más de 80 medidas y que ya es hora de que las instituciones empiecen a presupuestar inversiones para frenar la huida del los pueblos a las ciudades.

En su opinión, para empezar sería necesario contar con un mapa demográfico de España para conocer con exactitud la realidad de cada territorio. Sin dejar de lado las inversiones, la mejora de infraestructuras o el desarrollo de la banda ancha, desde la FEMP consideran que hay que apostar por bonificaciones, exenciones fiscales e incluso una renta básica para aquellas familias que se asienten en el medio rural.

Por su parte, el presidente de la Diputación Provincial, Miguel Gracia ha agradecido a la FEMP la celebración de este congreso en Huesca, una de las provincias más afectadas por este problema.

Según un documento de la FEMP la mitad de los municipios españoles están en riesgo de desaparecer. De hecho en 14 provincias españolas el 80% de sus municipios no pasan de los 1.000 vecinos y casi 1.300 localidades no superan los cien. Las cifras son todavía más alarmantes en provincias como la de Huesca donde en los últimos años han desaparecido hasta 300 núcleos y otros tantos tienen menos de veinte habitantes.

Patricia Laliena