Hermandad y convivencia entre Mèzin y Sariñena

Durante el pasado fin de semana se ha puesto de manifiesto la hermandad y buena convivencia que existe entre las poblaciones de Mèzin y Sariñena, ya no solo a nivel de hermanamiento, sino de la amistad entre las corales de ambos pueblos. “Este ha sido el tercer encuentro que hemos llevado a cabo el Coro d’Hommess du Pays dÁlbret y la coral sariñenese y ha sido intenso y muy gratificante ya que hemos pasado dos días muy agradables”, manifestaban ambas formaciones después del concierto de Navidad del sábado por la tarde. Desde Mèzin llegaba el sábado al mediodía un autobús con más de cuarenta personas, entre los integrantes del coro y acompañantes y después de la primera comida de hermandad y los respectivos ensayos, ambas corales interpretaban el concierto navideño en la iglesia parroquial de la capital monegrina, “maravilloso y sorprendente”, calificaba el público que lleno por completo el templo, “por parte de nuestros amigos franceses ha resultado muy interesante escuchar un coro a capela y aunque ahora se han incorporado alguna mujer, es una alegría ver lo extraordinario que cantan”, manifestaba Isabel Peralta, presidenta de la Coral de Sariñena. El Coro d’Hommess du Pays dÁlbret interpretaron nueve piezas, destacando ‘LÁure jour en voulant danser’, armonizada por Joseph Canteloube, mientras que los sariñeneses interpretaron siete canciones, en su mayoría de tema navideño. El domingo daba comienzo con la visita a la Cartuja de las Fuentes, donde el grupo que gestiona las visitas guiadas les acogió con un recorrido en francés que ellos agradecieron cantando la pieza vasca de Mikel Laboa ‘Hegoak’. El encuentro culminaba con la comida de hermandad y deseando un nuevo encuentro entre ambas corales.