Galería de arte en Sena: un espacio llamado Monter

Monter es el apellido de las hermanas Pilar, Charo y Josephine, y en Sena es sinónimo de Arte, Creatividad, Magia, Cultura, todo en mayúsculas, a todo ello debemo sumar los casi 104 años de vivencias, bondad y amor, que son los años de Joaquina Ardanui, la madre de estas hermanas, obteniendo como resultado un conjunto de mujeres maravillosas y extraordinarias que día a día van poniendo su granito de arena en la cultura de un pueblo muy vivo, Sena.

Pili y Charo Monter de pie Josephine Monter y Joaquina Ardanui. Foto de Pilar Laín

La última contribución ha sido por parte de Josephine, la segunda de las hermanas, “el espacio en el que mi padre pintaba carros lo hemos convertido en una galería y taller de arte”, explica sobre este extraordinario lugar que ha sido inaugurado con la exposición de pintura ‘Expresiones de la Vida’.

 

La mediana de las Monter nació, vivió su niñez y su adolescencia en Sena, si bien, desde muy joven soñaba con otras tierras, “y llegué a Nueva York en 1974, a la ciudad del mundo, deslumbrante, creativa, multicultural, cosmopolita”, y viviendo como cumplía su sueño, siguió pintando, “mis pinturas reflejaban el movimiento, la convivencia y la inquietud vital entre la maravillosa ciudad y yo”.

Foto de hermanas Monter

Ese tiempo dio paso a otro, “el destino me llevo a Manitou, nombre sagrado para los indios americanos, donde conviví con la paz y sosiego de la madre naturaleza, con la vegetación, las personas y animales, ocupando cada uno su lugar en armonía y libertad”.

 

En 2010 a Josephine se le presentan varias opciones, “y decido volver a los Monegros, a Sena, a mi pueblo, a mis raíces”, y de esta afortunada decisión, “con todas las vivencias, ilusiones y serenidad, adquirida de los lugares por donde pasé, con la amistad de amigos para siempre y con la calma y a la vez inquietud de que, desde todos los lugares ‘un mundo mejor’ es posible”,  Josephine ha transformado estas instalaciones desde dentro y con la gente de lugar, creando  la fórmula mágica que sitúa esta idea en un estadio superior, fomentando el espíritu artístico y social y fortaleciendo el sentimiento de identidad, “desde siempre, me he sentido maravillada de la fortaleza de la gente de Sena y concretamente de las miradas que reflejan en sus pensamientos, el interior de la mente, todas las vivencias, el saber y cómo la huella del tiempo queda impregnada en los rostros”,  comenta la pintora, “por eso estos pequeños cuadros recogen la esencia de cada ser y hablan de su interior”.

Hermanas en la fachada. Foto de las hermanas Monter

Así, la artista ha creado, “un espacio nuevo y viejo de pintura, ya que nuestro padre lo llamaba ‘el cuarto de pintar’, que como gran artesano de la madera transformó este taller creativo y como hijas suyas, junto a nuestra madre, queremos continuar su legado”, expresaba Josephine en la inauguración agradeciendo a todos los vecinos y visitantes que acudieron, “visitad la exposición despacio y las veces que haga falta compartiendo las ‘Expresiones de la Vida’ con las miradas y rostros que nos hablan solo con mirar”.

Con un total de cuarenta retratos pintados la exposición en ‘Monter,  Galería y taller de Arte’, como se ha plasmado en el letrero de la fachada, “obra del artista Alsan, también de Sena”, puntualizan las Monter, ‘Expresiones de la Vida’ transmiten, “los sentimientos, vivencias, sabiduría y sensibilidad de los vecinos de Sena”,  emociones intangibles que solo una artista sabe enlazar a través de una pintura poética y cargada de simbología  y que es necesario observar con detenimiento, intentando aprender algo sobre el lugar y sus gentes, para posteriormente interpretar emocionalmente lo que es en realidad el pueblo de Sena.

La primera exposición en la Galería y taller de Arte  de Josephine Monter es, probablemente, una de las más sinceras que ha realizado, constituyendo un acontecimiento singular y casi mágico en el panorama artístico monegrino por cuanto se aborda el tema tan específico como es la interpretación del rostro en primer plano de varios vecinos de la localidad, lo que es realmente una experiencia única en la que se ha logrado reunir un conjunto de obras artísticas de gran calidad protagonizadas por el rostro de sus habitantes.

Cabe recordar que desde que la artista regreso a Sena no ha cesado de crear, siempre inspirada por sus vivencias, como se muestra en las esculturas de la Tía Tonina, la Mora o el Laberinto, de participar en todo el abanico de actividades que desarrollan en el municipio  y de repartir todo la creatividad que de ella fluye “como el arte tiene infinidad de variantes y crear es mi vida, estoy implicada en todo lo que puedo ayudar y dar. Doy algunas clases a los niños de la escuela para que aprendan a crear trabajos que impliquen volumen, composición, color y decoración como máscaras, sombreros, pájaros que vuelan, dragones etc. También hacemos pasacalles exhibición con música, colaboro con el Grupo Xixena, el Grupo de Tambores, porque creo que los conocimientos que adquirimos en la vida los tenemos que dar a los demás. Procuro crear todo lo que puedo con materiales de todo tipo desde piedras a materiales nuevos y principalmente me dedico a pintar”.