Frula logra mantener la población con nuevas actividades económicas como el albergue que ya tiene preparados varios campamentos para este verano

Por contra a lo que sucede en muchas localidades altoaragonesas, Frula está consiguiendo mantener su población -329 vecinos- ofreciendo viviendas, tienda, escuela infantil y colegio con 25 escolares, a lo que suma nuevas actividades económicas como el albergue turístico que ofrece 24 plazas y tiene previstos hasta seis campamentos para este verano. “Es una forma de lograr que las poblaciones tengan un crecimiento aprovechando sus propios recursos, ahora solo queda que nos dejen trabajar desde los pequeños pueblos, que sean capaces de adaptar la legislación para no hacer tan complicado que la gente pueda vivir aquí”.

Es lo que ha puesto de manifiesto el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, en su visita a estas nuevas instalaciones de Frula donde ha querido destacar el trabajo de los ayuntamientos “donde no existen casi ni recursos humanos”, ha enfatizado, “y tienen que hacer grandes esfuerzos a diario” de la manera que hoy están las leyes de contratos públicos, subvenciones, administración electrónica y un largo etcétera. En referencia a la puesta en marcha del albergue, Gracia ha dicho que encaja con la filosofía de planes puestos en marcha hace años “al ver que, además de actuar en calles, alumbrados públicos o carreteras, había que destinar partidas a crear economía en los municipios”.

En esta zona no había un alojamiento turístico de estas características, así que tan pronto como un concejal -usuario de este tipo de albergues en otros lugares- puso sobre la mesa la idea se lanzaron a darle forma para que pudiera integrarse del programa de fomento de la actividad económica en los municipios que propicia la DPH. Así lo contaba hoy el alcalde, Joaquín Monesma, quien ha explicado que se ha dado vida a un espacio hasta ahora vacío y antes destinado a bar y salón juvenil. La inversión total ha sido de 108.000 euros, en los que también ha participado el Ceder Monegros para poder llegar a las 24 plazas que están distribuidas en cuatro habitaciones.

El Ayuntamiento de Almuniente-Frula quiso abrirlo en mayo del año pasado con 12 plazas y en los últimos meses lo han hecho accesible, eliminando barreras arquitectónicas, y han acabado el proyecto con la ampliación que querían para aprovechar todo el nuevo espacio, 140 metros cuadrados. Se integra en un edificio público que se ha ido rehabilitando para diferentes usos como es el de la vivienda municipal para alquiler, el multiservicio rural o el centro de día y social.

En la planta baja se cuenta con una zona de más de 30 metros cuadrados para los servicios de comedor y sala de estar que, además, está comunicada con un bar y cocina ya existentes. Está completamente equipado con nevera, lavadora, microondas, vitrocerámica, calefacción y aire acondicionado, ropa de cama, incluso con menaje de cocina. Los precios que ofertan oscilan entre los 14 y los 25 euros y hay tarifas especiales para grupos y opción de pensión completa.

Tal como señala Joaquín Monesma, el entorno de la sierra de Alcubierre tiene un gran potencial, de hecho desde su apertura hace un año “ya hemos tenido cerca de 300 pernoctaciones”, apunta, las últimas coincidiendo con la Orbea el pasado fin de semana y en los últimos días se han alojado un grupo de varios chinos.

Para este verano, desde finales de junio y durante el mes de julio, han organizado varios campamentos que van desde uno musical, otro que une cocina y deporte, un aula en bici, o un clinic de triatlón y otro de de fútbol femenino en colaboración con empresas como el centro musical Bravo! o la empresa Hozona, cuyo responsable, José María Mur, ha participado en el acto de este mediodía en el que también ha estado Jesús, responsable del albergue y el bar, Pilar Machín, gerente del Ceder Monegros, otros concejales del municipio, alcaldes de la zona, vecinos y representantes de colectivos de Frula como de la asociación de mujeres, quienes también han podido conocer el nuevo servicio.

En la actualidad existen en la provincia unos sesenta albergues de este tipo, además de los refugios de montaña. Con la ayuda de la DPH, están viendo la luz proyectos similares en Binaced o Castillazuelo, y también el de Pirenarium. Las iniciativas que acaban integrando este programa están asociadas, en su mayoría, a los principales focos económicos de cada zona y permiten el aprovechamiento de los recursos del territorio y la creación de empleo. Inicialmente fueron 20 actuaciones las que formaron parte de este programa de fomento de la actividad económica, pero después de más de quince años ya han podido realizarse más de doscientos proyectos con una inversión que ronda los 6 millones de euros.

35% de las redes de abastecimiento renovadas

Desde 2014 el Ayuntamiento de Almuniente, contando con la financiación de la Diputación, ha ido acometiendo una serie de obras en su abastecimiento y alcantarillado, uno de los principales problemas en esta localidad que tenía que hacer frente a una red bastante antigua y a constantes fugas, reventones y averías. Después de una inversión de cerca de 300.000 euros, a día de hoy el 35% de las redes están renovadas con actuaciones que han llegado a la avenida Levante y parte de Constitución, rondas Mediodía y Sur, a la calle Gato y calle de la Iglesia, además de sustituir el emisario final que no era capaz de desaguar todo el agua que circulaba.

Estas mejoras son las que hoy también ha podido ver Miguel Gracia en las calles de Frula, donde este año se va a ejecutar la pavimentación con una inversión de 50.000 euros del nuevo Programa de Cooperación Económica de la DPH.