Éxito en el rastrillo solidario de Cáritas Sabiñánigo

Con el objetivo principal de hacer frente a las becas escolares, Cáritas Sabiñánigo organizó el pasado sábado un rastrillo solidario en la plaza de España de la localidad serrablesa. Los vecinos asistieron al mercado e hicieron que esta tercera edición recolectara parte de los fondos necesarios.

FullSizeRender (1)Monos de esquiar, zapatos, ropa de calle, bisutería e incluso utensilios para el menaje del hogar fueron los productos que se pudieron encontrar a lo largo de la jornada del sábado. Todo ello, tal y como señaló la presidenta de Cáritas Sabiñánigo, Isabel Hernández, de primera mano. “Tenemos varias tiendas, de Jaca y Sabiñánigo principalmente, que colaboran con nosotros donándonos productos nuevos para poder ofrecerlos en el rastrillo solidario a precios simbólicos”. A pesar de que todavía no se ha contabilizado la cuantía económica conseguida, Isabel Hernández mostró su satisfacción por la acogida recibida entre los vecinos de Sabiñánigo. Este año son menos las familias de la localidad serrablesa que nos han solicitado ayudas para la compra de libros, un dato que, según la presidenta, puede ser debido al mayor número de becas que destina la DGA para el nuevo curso académico.

Isabel Hernández indicó que la jornada matutina fue más concurrida que la vespertina, FullSizeRender (3)aunque “el colofón final lo pusieron aquellas personas que acudieron al concierto de la Coral de Panticosa y del Orfeón Serrablés, en la iglesia Cristo Rey, y que se acercaron a nuestras mesas”. Hernández señaló la gran labor que realizan los voluntarios, que estuvieron presentes durante todo el día en el rastrillo, y cuya función es necesaria para seguir con la actividad de la organización.

Ahora Cáritas pone sus esfuerzos en el último fin de semana de noviembre, donde continuará con su labor solidaria en la recogida de productos alimenticios en las grandes superficies, que se destinarán al Banco de Alimentos.

 

Carla Lanuza