Éxito de las fiestas de Piedramorrera

El pueblo de Piedramorrera, perteneciente al municipio de Biscarrués (Huesca) ha celebrado este sábado 27 de enero sus fiestas pequeñas en honor a San Babil.

Hace dos años este pequeño pueblo de menos de 10 habitantes en invierno y muchos más en fines de semana y verano ha recuperado esta fiesta de invierno para disfrutar de la convivencia y de un buen día.

Los actos comenzaron con una eucaristía en la arreglada iglesia de San Babil.

Comida popular

Comida popular

A continuación comida popular en el salón social de la localidad preparada por los vecinos consistente en migas y asados.

Durante la tarde el acto central fue la hoguera con su clásico grito de ¡Viva San Babil con a bota y o candil!, que se incluye dentro de la propuesta de El Reino del fuego, tras los pasos de los santos capotudos.

En la hoguera se cenaron productos asados.

Vecina cocinando

Vecina cocinando

Se continua celebrando como un gran éxito haber sido capaces de realizar el arreglo completo del tejado de la iglesia y el exterior de la misma. Una obra que ha supuesto 30.000 euros que están siendo costeados por iniciativas vecinales, donativos particulares, obispado y ayuntamiento.

Es un orgullo que la obra se haya realizado en un pueblo pequeño que gracias al esfuerzo de todos mantiene su patrimonio arreglado.

Se aceptan donativos en el número de cuenta de Ibercaja: 2085 2057 36 0330017403

El buen ambiente reino durante todo el día y la jornada de convivencia y fiesta fue un éxito.

También se sorteo de un jamón. para continuar con la campaña de recogida de fondos para pagar obras del tejado.

Este pueblo, es como muchos otros pequeños pueblos de nuestra provincia, un lugar en el que se sigue apostando por la vida y la continuidad desde sus posibilidades.

Los vecinos invitan a los visitantes a pasear por esta localidad con encanto, situada dentro de la Ruta de la Piedra: arquitectura popular, donde podrán descubrir las antiguas escuelas que se conservan tal y como se hicieron a comienzos del siglo XX, el molino de aceite, y múltiples curiosos trabajos en piedra como los numerosos simbolos de protección que jalonan los dinteles de puertas y ventanas y las esquinas de las casas.

Otras rutas a pie o a bici nos llevan a las tumbas romanas de Valderrasal o la ruta de las Canteras de la Peña los moros.