El Real Monasterio de San Victorián abre de nuevo sus puertas con el Programa de Visitas Guiadas

El Monasterio podrá visitarse desde el domingo 19 de marzo hasta finales de año gracias a la colaboración entre Turismo de Aragón, el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Ayuntamiento de El Pueyo de Araguás y la Comarca de Sobrarbe.

El Real Monasterio de San Victorián, Bien de Interés Cultural, vuelve a abrir sus puertas al público tras la gran acogida de las ediciones pasadas. Desde el año 2011, 15.980 personas han disfrutado de las actividades organizadas en el marco del programa de visitas guiadas.

La Sociedad de Promoción y Gestión del Turismo Aragonés (S.A.U.-Turismo de Aragón), el Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, la Comarca de Sobrarbe y el Ayuntamiento de El Pueyo de Araguás hacen posible la continuidad de este programa de visita al magnífico conjunto monástico, situado a los pies de la Peña Montañesa.

El periodo de visitas guiadas comienza el domingo 19 de marzo y finaliza el 17 de diciembre.

La Comarca de Sobrarbe coordina este programa que reúne visitas guiadas, actividades culturales y también para público familiar y escolares. Todo ello responde al ambicioso objetivo de dar a conocer, divulgar y dinamizar el emblemático bien el Patrimonio Cultural Aragonés.

El primer día de visitas guiadas será el domingo 19 de marzo y continuará todos los domingos hasta finales de junio y festivos (1 de Mayo). Se podrá asistir a dos pases: a las 11:30h y a las 13:00 h. La duración de cada visita es de una hora y media.

En Semana Santa se realizarán visitas guiadas desde el jueves 13 hasta el domingo 16.

En julio el horario se amplía, abriendo el monumento de miércoles a domingo. En agosto de martes a domingo. El resto del año las visitas se realizarán los domingos.

Durante tres días de julio y agosto, y a partir de las 19 horas, el público podrá disfrutar del Juego de Pistas “Los misterios de San Victorián”, una forma divertida de descubrir la historia del conjunto monástico a través de diferentes retos a superar en equipo.

Al igual que en años anteriores, se podrá visitar el interior de la iglesia y descender a la cripta medieval, donde eran enterrados los monjes; todavía conserva algunos nichos verticales correspondientes a un tipo de enterramiento sedente.

Como novedad de este año, se abre al público un espacio tan emblemático y evocador como es el claustro. Gracias a ello es posible obtener una idea más clara de cuál fue la estructura y funciones de cada parte del monasterio. Desde el claustro se observan los restos de otras estancias, como el refectorio (comedor de los monjes) y la biblioteca. También un pantocrátor románico del siglo XII, tallado sobre el dintel de la puerta que da acceso a la torre campanario.