El problema de la falta de efectivo en las familias, ¿cómo solucionarlo?

La crisis ha hecho estragos en las familias, cambiando nuestro modo de vida y apretándonos las tuercas hasta que en ocasiones sentimos el mismo ahogo. Para muchas personas llegar a fin de mes se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza, y si tenemos en cuenta que en ocasiones surgen gastos inesperados, nuestros bolsillos se ponen a temblar.

Hay mil razones para quedarse sin efectivo. Puede que tu hija necesite un aparato, que en tu comunidad de vecinos se apruebe una derrama o que tu lavadora necesite ser reemplazada. Se trata de necesidades que, si nos han enseñado que son básicas, hoy en día, mucha gente no puede hacerles frente.

Pero no hay que desmoralizarse, porque al surgir todos estos problemas, también surgen las soluciones. Y es que, si hay algo que tiene el ser humano, para bien o para mal, es que puede acostumbrarse a cualquier circunstancia, e incluso ponerle solución. Vivimos en una época de inventos, de salidas, de crear tu propia suerte, y aquí es donde debemos aprovecharla. Hoy te damos algunos consejos para solventar estas situaciones, consejos que están, al alcance de la mano de todos.

family-469580_1280Intenta disponer de un fondo de emergencia

Teniendo en cuenta el sueldo mínimo en nuestro país, este consejo seguramente desencadenará la carcajada de muchos. Sin embargo, vale la pena que tengas en cuenta algunas cosas que puedes hacer para ahorrar un poco, o al menos intentarlo.

La clave está en planificar bien tu economía familiar, y para ello es indispensable que elabores un presupuesto. Hacerlo en ordenador o en papel es cosa tuya, pero plásmalo para que quede claro y puedas ver bien todas las entradas y salidas. Al verlo escrito tomarás una nueva perspectiva sobre lo que gastas y dónde podrías ahorrar.

Al realizar el presupuesto, lo mejor es que dividas los aparatados en gastos e ingresos, con subapartados que se refieran a tu modo de vida. De esta forma, podremos ver si hay algo imprescindible en nuestra economía. Igual es un gimnasio al que no vamos o unas cervezas que tomamos de más. Cualquier cosa que te puedas quitar, aunque sea pequeña, ayudará a disponer de más liquidez en tu economía familiar.

Otro punto donde podemos intentar ahorrar se refiere a la comida. Está claro que supone un gasto obligatorio y no podemos desnutrirnos con tal de ahorrar, pero sí que es cierto que podemos organizar mejor la compra para conseguir ahorrar. La mejor idea para conseguir un poco más de dinero al mes es reducir las comidas fuera de casa. Tanto si almuerzas o desayunas en el trabajo, podrás llevarlo de casa para ahorrarte ese dinero y si también comes allí, prueba a llevarte fiambreras. Del mismo modo que a tus hijos, le puedes hacer el bocadillo en casa.

A la hora de hacer la compra en el supermercado, intenta aprovechar las ofertas, los cupones, y realizar de modo organizado y inteligente la lista de la compra, para evitar hacerla de forma impulsiva y comprar más de lo que necesitemos, incluso aun peor, puede que luego lo terminemos tirando.

Y si quieres ahorrar, puede que lo primero que debas hacer es cambiar tu perspectiva acerca de cómo hacerlo. Aunque parezca una tontería, cualquier cambio importante en nuestras vidas comienza por cambiar nuestra mente, de modo que, cambiar el concepto de ahorro, te ayudará a ponerlo en marcha.

La clave está en considerar el ahorro como un gasto más, y ser la primera partida que separemos de nuestro presupuesto. Una buena idea es derivar el 10% de tus ingresos a otra cuenta. Así, conseguirás pagarte a ti al primero de todos, y es un dinero que no podrás tocar. Si tus ingresos son de 1.000 euros, puedes derivar 100 euros cada mes, de modo que no suponga un trastorno muy grande en tu cuenta, pero sí que consigas ir guardando dinero para una situación de emergencia, y no quedarte sin liquidez.

Otra cuestión importante es que, si andas escaso de liquidez, intenta no comprar demasiados caprichos. Está claro que todos necesitamos alguna alegría extra de vez en cuando, pero antes de comprar hay que pensar bien, ya que luego podemos lamentarnos cuando necesitemos dinero para un gasto real.

Acude a créditos rápidos

Si bien es cierto que con la crisis cada vez los bancos ponen más dificultades para conceder préstamos, también es verdad que han surgido algunas compañías que ofrecen estos créditos con muchas más facilidades.

Como hemos dicho ahorrar es difícil, y aunque nos apretemos el cinturón al máximo, no mucha gente puede conseguirlo. Hasta aquí podemos sobrevivir, pero hay circunstancias que nos desajustan toda la economía, nos hacen pensar en soluciones y nos quitan el sueño por la noche.

Una reforma con la que no contabas, un electrodoméstico roto, o un extra en el colegio de tus hijos, da igual, el caso es que no tenemos liquidez y debemos hacer frente a un pago. Es una situación que en cierto modo nos angustia, pero por suerte podemos ponerle solución.

Acudir a crédito rápido es una excelente idea para solucionar estos problemas puntuales. Se trata de situaciones excepcionales y a las que debemos darles una solución inmediata. Es importante que tengas en cuenta que pedir estos créditos es una buena idea, siempre y cuando vayas a poder hacerte cargo en un futuro cercano.

Si vas a pedir un crédito de estas circunstancias, lo mejor es que pienses bien qué es lo que necesitas. Están pensados para solucionar un problema de forma rápida, algo que tú podrías solucionar con el tiempo, pero es precisamente lo que te falta.

En Credy24 podrás encontrar todo tipo de información relevante, asegúrate bien de los plazos, las condiciones, los requisitos, etc… antes de solicitar un préstamo, y sobre todo ten en mente que lo pagarás en un corto plazo. No te aconsejamos que acumules créditos de esta categoría, pues entonces tu economía familiar sí podría verse gravemente afectada.