El Presidente de Aragón entrega el premio de las letras aragonesas al escritor barbastrense Manuel Vilas

Aragón no puede entenderse sin nombres como el de Manuel Vilas

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, ha entregado el Premio de las letras Aragonesas correspondiente al año 2015 al escritor Manuel Vilas, "nombre sin el cual no podría entenderse Aragón", de la misma forma que el propio autor aseguraba previamente que esta tierra “maltratada” no podría entenderse en España sin nombres como Goya o Buñuel.

manuel vilas 1Lambán se ha mostrado “inmensamente satisfecho” por poder entregar este galardón a Vilas, de cuya obra es un fiel seguidor y ha asegurado que este premio adquiere valor tras cada entrega y que el del próximo año será el mejor “porque ya lo tiene Manuel Vilas”.

En su discurso, el presidente ha recordado las dificultades presupuestarias del ejecutivo autónomo pero se ha mostrado firme al asegurar que la Educación y la Cultura no son prescindibles, porque la educación "debe ser capaz no solo de producir ciudadanos que sepan hacer facturas, sino de que aprecien un cuadro, un poema o una pieza musical o las creen ellos mismos”. También ha hecho hincapié en la propia industria cultural como motor de desarrollo económico y generador de empleo.

Pero Javier Lambán ha insistido en la proyección de Aragón y su imagen a través del talento de la sociedad aragonesa, ya sea en la empresa, la innovación, la investigación, la universidad y, especialmente, la creación artística y literaria. “Nuestro peso es cualitativo; no nos lo da el millón doscientos mil habitantes, sino el talento. Esas son nuestras credenciales”.

Domar las palabras

manuel vilas 2El escritor Manuel Vilas ha pronunciado un discurso salpicado de referencias a la democracia y el acceso de todas las clases sociales a la cultura y la educación y especialmente, ha recordado la figura de su padre y su gran influencia, gracias al cual adora los diccionarios, y leyó a Kafka “que revolucionó mi mundo literario” y que fue porque “mi padre me compró los libros y todo esto ha posibilitado que yo esté hoy aquí”.

Vilas también se ha referido a Zaragoza, siempre presente en sus ficciones, al igual que las montañas de Huesca, si bien la capital de Aragón en sus obras adquiere otros matices alejados de la visión provinciana y burguesa para convertirse en un ciudad "ácida, provocativa y posmoderna”, transformación que asegura que hizo “por amor, para que no se perdiera”. El autor, consciente de su estilo provocativo, asegura que la literatura que le gusta “es la que se atreve, aunque pierda la partida”.

El escritor también se ha referido a Aragón, una tierra que ve “maltratada históricamente, una tierra robada, casi un desierto humano, como un gran monumento a la injusticia…”,  aunque reinvindica que “España es imposible de explicar sin Goya o sin Buñuel”.

Manuel Vilas cree que la literatura vive un buen momento y que Aragón existe en ella, “no estamos muertos”, aunque admite que “nos ha faltado autoestima y han sobrado zancadillas”. Pese a todo, cree que el gran arma  de los aragonenes es el sentido del humor, más allá del somarda, un humor nada fácil, tosco, pero muy inteligente”. A su juicio, “no hay nada más serio que el humor y este es una clara muestra de inteligencia”.

Se ha reconocido como un trabajador de la literatura, ya sea escribiendo poesía, novelas, ensayo o artículos periodísticos, pero siempre escribiendo y domando las palabras. Sostiene que la vida puede no ser interesante o perfecta “pero yo me dejaría matar antes que dejar una página imperfecta”, al tiempo que ha compartido que se reinventa en cada libro.

manuel vilas 3

Otros premiados

El premio de las Letras Aragonesas es el máximo galardón que otorga el Gobierno de Aragón en el campo de las letras y que ha sido concedido anteriormente en creadores de la talla de Ana María Navales, Soledad Puértolas, Jesús Moncada, José María Conget, Ramón Gil Novales, Rosendo Tello, Ángel Guinda, Ignacio Martínez de Pisón o Magdalena Lasala; creadores multidisciplinares como José Luis Borau o José Verón Gormaz y ensayistas destacados como José Carlos Mainer, Francisco Carrasquer o José Manuel Blecua. Y en esta ocasión, ha recaído en un autor polifacético e innovador como Manuel Vilas.

Manuel Vilas añade un sentido del humor “punzante” también presente, incluso, en su creación poética y una visión crítica y en momentos apocalíptica que invita al lector a la reflexión acerca del lugar hacia el que nos dirigimos, sin dejar nunca de lado el lugar del que venimos.

Manuel Vilas cuenta con el reconocimiento de sus editores, del público y de la crítica, y ha generado también  una marca de estilo que bien han digerido los jóvenes escritores aragoneses convirtiéndolo en un autor de culto para ellos y un referente en materia estética y temática.

Novedades en el Pablo Serrano El acto de entrega del Premio de las letras aragonesas de hoy ha tenido lugar en la galería del IAACC Pablo Serrano, un centro que  está llamado a convertirse en el epicentro cultural de la  comunidad autónoma, que hoy ofrece algunas de las novedades como la terraza y su nueva disposición, lugar desde el que se ha brindado luego por la salud de la literatura en Aragón y donde también ha dado comienzo el proyecto denominado Parnaso 2.0, uno de los actos incluidos por la Comisión Nacional de los Actos conmemorativos del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes.

Para el Departamento de Cultura que dirige la consejera Mayte Pérez, este es un momento en el que la literatura en Aragón representa uno “de nuestros principales activos culturales, en nuestro esfuerzo por dotar del apoyo suficiente a nuestros creadores y nuestras industrias culturales”, y en un año repleto de actividades para IV Centenario vinculadas a la promoción de la lectura, se ha realizado un especial agradecimiento a la iniciativa privada por implicarse en estas acciones, como es el caso de Bodegas Enate y el empresario Luis Nozaleda, "un binomio perfecto de empresa y cultura", ha sintetizado Mayte Pérez