El pasado fin de semana el Club Litera realizó una actividad de barranquismo al oeste de la sierra de Guara y otra familiar en la nieve en el valle de Benasque

Grupo-de-familas-disfrutando-de-la-nieve-en-Benasque

Actividad en la nieve del grupo de Senderismo Infantil

El domingo 19 de marzo la sección de Senderismo Infantil desplazó a un total de sesenta personas para disfrutar de la nieve en familia. El autobús partió de Binéfar rumbo al valle de Benasque cargado de la ilusión de los peques por ver y tocar la nieve.

Pequeños y mayores disfrutaron con trineos y raquetas, provistos por el club, en una zona de uso libre junto al Ampriu en Cerler. Algunos además realizaron muñecos de nieve y construyeron un iglú mientras otros daban una vuelta con raquetas. Para terminar, fueron todos juntos hasta Villanova, para comer y terminar la jornada, descansando o jugando, en su estupenda zona verde.

Una jornada muy divertida para todos.

Barranquistas-en-el-Moliniello

Barranco de Moliniello

Doce barranquistas del Club Litera realizaron el descenso del Barranco Moliniello el pasado domingo 19 de marzo. Se encuentra ubicado en la vertiente norte de la sierra de Loarre, cercano a la población de Rasal. Debido a su orientación se desaconseja su descenso durante los rigores del invierno y las pozas suelen estancarse a causa del escaso caudal. Por todo ello, es difícil encontrarlo como lo encontramos, esto es, con una pequeña corriente de agua, las pozas limpias y sin pasar frío.

La ruta comienza en un apartadero en la carretera, entre Rasal y la ermita de la virgen de O Miste. Un cartel nos da la bienvenida y nos explica las peculiaridades del descenso, que nosotros ya traemos estudiado. Una vez equipados iniciamos la aproximación. Para llegar a la cabecera se debe superar un desnivel importante, sin tregua tanto en subida como en bajada, durante una hora y cuarto aproximadamente. El barranco nos recibe con un imponente tajo en la roca, donde un rápel nos introduce en el descenso propiamente dicho. A partir de ahí disfrutamos de un ramillete de resaltes cubiertos de tosca y musgo, algo de vegetación y algunos bonitos rincones. Podemos destacar un rápel de 20 metros de altura y el hecho de que las instalaciones se encuentran en muy buen estado. Al término del descenso tan sólo hay que caminar diez minutos hasta el punto de partida.

Un bonito descenso al oeste de la sierra de Guara, no demasiado conocido y al que vale la pena darle una oportunidad.