El PAR reclama que DGA y Ayuntamiento se pongan de acuerdo para mejorar y reabrir el camping de Huesca

El Comité municipal del PAR impulsa una iniciativa en las Cortes de Aragón.

Camping San JorgeEl Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés (PAR) ha decidido, según el acuerdo adoptado en su última reunión, impulsar una iniciativa, a través el Grupo parlamentario Aragonés (PAR) en las Cortes de Aragón, dirigida a “instar al Gobierno de Aragón a realizar, de acuerdo con el Ayuntamiento de Huesca, cuantas gestiones, acciones e inversiones son necesarias con urgencia para la reapertura del camping del complejo San Jorge de la capital altoaragonesa y, en su caso, a poner en marcha las posibles alternativas”. La propuesta del PAR a fin de lograr la intervención conjunta de la DGA y el ayuntamiento se extiende así mismo a “planificar y ejecutar las mejoras precisas en la zona deportiva” de las piscinas.

El PAR de Huesca señala que “el único camping de la ciudad de Huesca permanece cerrado por completo desde que el pasado mes de enero, concluyera el contrato de explotación, a cargo de la empresa adjudicataria de la concesión efectuada desde el Ayuntamiento de Huesca y su mal estado impide que la gestión y explotación sea objeto de un nuevo concurso de explotación para su reapertura de cara al próximo verano, por lo que se hace imprescindible una intervención inmediata que el ayuntamiento plantea al propietario, es decir, el Gobierno de Aragón”.

Esta infraestructura turística es propiedad y titularidad del Gobierno de Aragón, aunque ha sido gestionada por el ayuntamiento oscense durante más de dos décadas tras el convenio de cesión de uso suscrito en 1985, que incluía las piscinas, frontón y campos de fútbol -éstos ahora definitivamente traspasados al municipio- de toda la zona deportiva, además del camping y cafetería con restaurante

Según el comité oscense del PAR, “a diferencia de otras importantes actuaciones y mejoras realizadas en diversas áreas y equipamientos del complejo, se ha producido un progresivo deterioro de algunas instalaciones que dan servicio a la zona de acampada y caravanas. Su deficiente estado estructural ha sido una constante preocupación en la ciudad de Huesca, por parte de las asociaciones vinculadas, el concesionario y el propio ayuntamiento que en su día, llegó a analizar la opción -descartada por la coyuntura económica- de cierre del camping y posible construcción con participación privada de uno nuevo, ya que la entidad local no tiene capacidad por sí misma de afrontar la inversión que requiere el actual, ni puede acceder a programas específicos de ayudas para ese fin, porque no es titular de la instalación”.

“Las reparaciones afrontadas en estos años -añade el acuerdo del comité- no han resuelto los daños por antigüedad y desgaste de determinados servicios y elementos imprescindibles, que son graves, aunque no hayan imposibilitado totalmente su funcionamiento hasta ahora. Las iniciativas, durante varias legislaturas, emprendidas por el ayuntamiento para disponer de la colaboración del Gobierno de Aragón, en cuanto a la elaboración de un plan director de toda la zona y especialmente las inversiones que le correspondan a la DGA como titular del espacio del camping, no han dado resultados. De la misma forma, el actual ayuntamiento ha planteado la cuestión en el mismo sentido, incluyendo también las piscinas”.

El PAR de Huesca valora que “nuestra ciudad es, por ubicación, comunicaciones, servicios, atractivos y entorno, punto de destino idóneo para el campista, un segmento específico del turismo que se ha potenciado recientemente con las autocaravanas y que demanda exclusivamente este tipo de oferta, sin competencia con otros alojamientos, de la que ahora carece Huesca. Este cierre podría persistir en la temporada de verano con el consiguiente perjuicio para la imagen de la ciudad y la actividad inducida”.

“Así se demuestra -concluye el Comité municipal del Partido Aragonés- con la lamentable presencia de numerosas caravanas y autocaravanas en estos días, estacionadas en el entorno del camping, al que acuden de acuerdo con las indicaciones de las guías turísticas y sus sistema GPS, para encontrarlo cerrado por completo, una situación a la que se debe dar solución con urgencia entre la DGA y el ayuntamiento, como plantea la iniciativa que el PAR va a llevar a las Cortes”.