El PAR quiere que el etiquetado de la miel detalle el país de procedencia y el proceso de elaboración

El Partido Aragonés (PAR) ha presentado en las Cortes de Aragón una propuesta (PNL) de apoyo al sector apícola aragonés, que se debatirá este martes (16:00 h.) en la Comisión correspondiente del Parlamento aragonés, que insta al Gobierno de Aragón PSOE-CHA a dirigirse al Gobierno de España para solicitar:

1.- La modificación de la normativa que regula el etiquetado de la miel -Real Decreto 1049/2003 de 1 de agosto por el que se aprueba la Norma de calidad relativa a la miel- “para que detalle los países de procedencia, la elaboración del producto, el origen floral y si ha sufrido procesos de pasteurización”.

2.- Que realice aquellas acciones que sean precisas en las instituciones de la Unión Europea para establecer un marco normativo de manera que sea obligatorio en todo su territorio detallar en el etiquetado de las mezclas de miel comercializadas, “el país de procedencia de cada uno de las fracciones de miel que conforman dicha mezcla, así como la proporción de cada una de ellas, y que se contemplen medidas para el control de su cumplimiento para la protección del sector”.

Así lo ha explicado la diputada del PAR, portavoz en la Comisión de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Lucía Guillén quien ha subrayado que el objetivo de esta iniciativa es conseguir la modificación de la normativa para permitir que nuestros apicultores puedan diferenciar sus producciones frente a las de otros países, y además ofrecer al consumidor la posibilidad de reconocer y diferenciar aquellas mieles que se producen al amparo del modelo de producción aragonés y nacional, que es uno de los más exigentes del mundo y que, además, tiene, como principal objetivo, el de generar alimentos sanos, seguros y responsables con el medio ambiente y los consumidores.

Antecedentes

La actual Norma de Calidad para la miel se rige según el Real Decreto 473/2015, de 12 de junio (que sustituyó al Real Decreto 1049/2003 de 1 de agosto) por el cual, se reproduce la Directiva Europea 2014/63/UE.

../..

Lucía Guillén (PAR) señala que en dicho Real Decreto se indica que, en el caso de mezcla de mieles, si éstas son originarias de más de un Estado miembro o tercer país dicha mención podrá sustituirse por una de las siguientes, según proceda:

1º "Mezcla de mieles originarias de la UE".

2º "Mezcla de mieles no originarias de la UE".

3º "Mezcla de mieles originarias y no originarias de la UE".

Origen

La diputada del PAR valora que, sin embargo, “esta normativa no responde a una de las demandas más recurrentes del sector sobre el etiquetado del producto en cuanto al origen”. Y subraya que la normativa actual permite a los envasadores y operadores “etiquetar mieles con menos del 1% de miel de la UE sin indicar los países en los que las mieles fueron recolectadas, o etiquetar como mezcla de mieles ‘no UE’ sin indicar la procedencia de la miel”.

Para Guillén “esta norma atenta contra lo establecido en la normativa comunitaria en materia de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios, ya que las leyendas admitidas inducen a confusión a los consumidores, tal y como han indicado las organizaciones agrarias, quienes han solicitado al Ministerio en multitud de ocasiones que modifique la normativa para obligar a detallar el país de origen y el porcentaje en el etiquetado, tal y como ya han hecho otros países como Italia, Polonia o Grecia”.

“Este tipo de etiquetado induce a la confusión y desinformación de los consumidores, y además perjudica a los productores de miel aragoneses frente a otros productores extranjeros que fabrican una miel de menor calidad, bajo otros estándares de producción”.

Hay que destacar que, en la mayoría de los casos las mezclas de mieles proceden de China y son de “baja calidad” y a un precio muy inferior al coste de producción en España. Como consecuencia, lamenta la diputada del PAR, “los apicultores españoles tienen que hacer frente a grandes pérdidas debido a la competencia desleal de la entrada de miel China, lo que provoca la perdida a miles de puestos de trabajo”.