El PAR quiere que el contribuyente pueda destinar parte del IRPF a políticas que eviten la despoblación de su municipio

 

El PAR ha presentado en el Parlamento de Aragón una propuesta que insta al Gobierno de Aragón a estudiar la posibilidad de incorporar una casilla en los impresos de la Declaración de la Renta para que se pueda destinar, de manera voluntaria, al menos, el 10% de la recaudación del impuesto a políticas activas que eviten que el municipio del que procede el contribuyente acabe deshabitado.

Además, el PAR insta a la DGA a que solicite al Gobierno de España su compromiso con la lucha contra la despoblación cambiando los indicadores en el nuevo modelo de financiación autonómica y procediendo a la revisión del Fondo de Compensación Interterritorial.

elena-allueEl Partido Aragonés (PAR) ha presentado una propuesta en las Cortes de Aragón (PNL) en la que insta al Gobierno de Aragón a:

1º Estudiar la posibilidad de instalar una casilla con doble check en la Declaración de la Renta para destinar de manera “voluntaria”, al menos, el 10% de la recaudación del Impuesto a políticas activas de lucha contra la despoblación del municipio del que procede el contribuyente.

2º Solicitar al Gobierno de la nación que se comprometa con la lucha contra la despoblación, introduciendo en los indicadores de necesidades de gasto del nuevo modelo del sistema de financiación autonómica común, “un contrapeso mayor a las zonas despobladas de España”.

3º Pedir al Gobierno de España una revisión del Fondo de Compensación Interterritorial para corregir los desequilibrios económicos en Aragón y que, “de una vez por todas” se haga efectivo “el principio de solidaridad”, teniendo en cuenta los factores de despoblación aragonesa para que Aragón pueda entrar en los nuevos Fondos.

Tras presentar la iniciativa parlamentaria, la diputada portavoz del PAR en la Comisión de Hacienda de las Cortes, impulsora de la proposición, Elena Allué, ha defendido que la propuesta del PAR de facilitar al tributario la posibilidad de destinar una parte del impuesto (IRPF) al efectuar la declaración de la renta a políticas activas contra la despoblación del municipio del que procede “es una medida altamente eficaz que los alcaldes de todas las poblaciones pequeñas de Aragón del color político que sea, entiendo que acogerían con mucha alegría”.

Además, ha asegurado que la falta de actividad económica ha generado “una realidad demográfica y poblacional en muchas zonas aragonesas, y esto debería suponer una honda preocupación por parte de los poderes públicos”.

“No podemos quedarnos de brazos cruzados y dejar que el tiempo transcurra”, dicho Allué, quien ha valorado que  “paliar nuestros grandes déficits estructurales a través de políticas de cohesión, igualdad y solidaridad es tarea y responsabilidad de todas las administraciones”. En este sentido la diputada del PAR ha pedido que “se refuercen con urgencia las políticas de discriminación positiva hacia el medio rural con una apuesta realmente firme e ilusionante”.

Previsiones demográficas

La previsión demográfica para  los próximos 10 años supone que España pierda “2,6 millones de habitantes”. La pérdida de población señala Elena Allué, se concentrará en el tramo de edad “entre 20 y 49 años”. El descenso de natalidad provocará, previsiblemente, que en 2023 haya “un millón menos de niños menores de 10 años”. Se espera que la evolución poblacional entre 2013 y 2022 sea en España de un -5,6%, y en Aragón de -5,7%. A estas preocupantes cifras, ha manifestado Allué, hay que sumar las que hoy ya dibujan “nuestro escenario demográfico” y que arrojan datos como “la densidad de población” - 92 habitantes por kilómetro cuadrado en España,  y  en Aragón 28 : en Teruel 9,2; en Huesca 12 y en zonas como la Comarca del Maestrazgo  hay menos de 4 habitantes por kilómetro cuadrado.

Desequilibrios territoriales, desequilibrios internos

El PAR reclama para Aragón los instrumentos creados para compensar los desequilibrios internos que “se le niegan” por parte de todos los Gobiernos de distinto color político. “El criterio del PIB por habitante no puede ser el único factor que identifique realidades deprimidas ya que este hecho ha sido el que nos ha dejado fuera de los fondos estructurales del objetivo 1 y de los de compensación interterritorial. La realidad de la ciudad de Zaragoza no debe olvidar ni ocultar la realidad de un territorio despoblado, envejecido, desvertebrado y disperso”.

Antecedentes

El PAR recuerda que la despoblación en Aragón es una problemática “enquistada, cada vez grave y especialmente preocupante”. La demografía aragonesa se define por su gran dispersión poblacional, “unos desequilibrios notables entre localidades y/o zonas, un envejecimiento considerable y una pérdida de habitantes constante”.

Elena Allué indica que las Cortes aprobaron ya en 2001 un Plan de Política Demográfica en el que se recogían una serie de medidas para combatir la despoblación y que Aragón en las distintas decisiones sobre financiación autonómica “siempre ha salido mal parada al contar prevalecer el PIB de la ciudad de Zaragoza por encima de otras consideraciones del territorio aragonés”. Por este hecho, Aragón “fue la única Comunidad Autónoma despoblada a la que se le excluyó de los Fondos de Compensación Interterritorial y de Fondos estructurales”.

El Gobierno de España, a raíz de la Conferencia de Presidentes que tuvo lugar en febrero del presente año, preocupado y sensibilizado por la situación de la España despoblada, ha creado una Comisión “ad hoc” para abordar los problemas de despoblación que sufren determinadas zonas españolas.

Allué ha recordado que “tal y como recoge el documento de Acuerdo de la Asociación de España 2014-2020, en su objetivo transversal (1.5.5) relativo al cambio demográfico, la despoblación es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta Europa y España” y, en especial, en lo que respecta al envejecimiento de la población. La diputada ha criticado que “a pesar de reconocer este reto y plasmarlo en un objetivo concreto, no se refleje en una línea programática dotada”. Y ha valorado que “mientras no exista, tendría que destinar fondos para ello modificando el sistema actual de financiación”. “Este asunto debe estar en la agenda política del Gobierno de España, y en cuanto empiecen a negociar (2017) la revisión de fondos europeos para el próximo reparto (a partir de 2020), se fije entre sus prioridades el asunto de la despoblación”.  La diputada del PAR, también ha reclamado que prevalezca “el criterio de despoblación con mayor peso en los indicadores de nivel de gasto que se fijan a las comunidades autónomas de régimen común, y que se valore la posibilidad de modificar el sistema actual del Impuesto del IRPF para destinar, de manera voluntaria, un 10% de los recursos obtenidos a zonas despobladas de Aragón”.