El PAR-Huesca propone al alcalde que aproveche la crisis de gobierno para remodelar a fondo los cargos y la gestión municipal

El Comité de Huesca del PAR ha valorado que la destitución del concejal Manuel Rodríguez “no supondrá un cambio real en la gestión del ayuntamiento” que, sin embargo, “debe ser reformada a la vista de sus escasos resultados”. Así, el PAR propone al alcalde que aproveche la circunstancia “para remodelar a fondo los cargos y la acción de la primera institución” de la ciudad, “en beneficio de los oscenses”. También considera que este cese es “una situación interna de un grupo municipal pero causa una crisis de gobierno”, por lo que “se debe informar de las razones últimas”.

Imagen-actual-del-Ayuntamiento-de-HuescaEl Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés (PAR) ha hecho pública su valoración política e institucional tras la destitución del concejal Manuel Rodríguez en el ayuntamiento de la ciudad. El PAR-Huesca ha propuesto al alcalde “que aproveche y utilice esta crisis de gobierno como palanca para remodelar a fondos los cargos y la acción de la primera institución oscense”.

El PAR pone sobre la mesa este planteamiento “con la certeza y convicción de que la gestión del ayuntamiento debe ser reformada a la vista de sus escasos resultados una vez superada la mitad del mandato. La percepción generalizada es de paralización en el impulso a las actuaciones e inversiones prioritarias que Huesca necesita para avanzar en desarrollo,  empleo, bienestar, servicios y expectativas de futuro, aplicando oportunidades y potencial”.

Según el PAR, “en la práctica, ninguna de las áreas de gobierno presenta un balance que merezca continuidad sin cambios. Además, esta remodelación sería una ocasión en beneficio de los oscenses, para centrar y equilibrar el gobierno municipal y el peso político del tripartito, descompensado a favor de opciones y grupos ubicados en el extremo ideológico”.

“Quedan menos de dos años de mandato -añade el comité de los aragonesistas- y ya se ha perdido demasiado tiempo en sectarismos, ocurrencias, contradicciones y preferencia por la micropolítica, propia de una microciudad”.

El PAR-Huesca entiende que “el apartamiento de un solo concejal, sin otras modificaciones, no supondrá un cambio real en la gestión del ayuntamiento, aunque haya significado distintos relevos motivados por la complejidad de un organigrama diseñado con multiplicidad de cargos, áreas y delegaciones para dar acomodo inicialmente a todos los integrantes del tripartito pero que ha demostrado su ineficacia, el solapamiento de funciones o la inutilidad de otras”.

Por otro lado, el Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés califica este cese como “una situación interna de un grupo municipal pero que causa una crisis de gobierno, por lo que ya no es una cuestión única de partido o sigla sino que afecta a intereses públicos generales. En coherencia, se debe informar de las razones últimas en que se fundamenta la tajante decisión adoptada”.