El PAR Huesca insta al ayuntamiento a impulsar mejoras y actuaciones de urbanismo comercial en apoyo del sector

 

El Comité de Huesca del Partido Aragonés ha animado al Ayuntamiento de Huesca a tomar ejemplo de las iniciativas de los comerciantes oscenses que, entre otras acciones,  han decorado espacios públicos, como la valla del solar del Coso, para mejorar la imagen e identidad de la ciudad y dinamizar su atractivo comercial. El PAR-Huesca valora que el gobierno local debería recoger las peticiones de los establecimientos y actuar en el mismo sentido, con señalización, iluminación, obras artísticas, mobiliario, sobre todo en áreas peatonalizadas pero sin urbanizar. Además, recuerda los compromisos de actualizar el Plan de Equipamiento y un programa de apoyo al comercio local y pide liderazgo al ayuntamiento para respaldar un sector esencial de Huesca.

El Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés (PAR) ha instado y animado al Ayuntamiento de Huesca para que “tome ejemplo de la determinación e imaginación de los comerciantes oscenses que, entre otras acciones, como mercados y promoción, han decorado espacios públicos muy señalados de manera que se mejora la imagen de la ciudad y es una forma de generar atractivo comercial y urbano”. El PAR-Huesca hace referencia al mural y grafiti del vallado en el solar de Casa Vilas, que modifica el ambiente y aspecto en pleno Coso y calle Ramiro el Monje (‘la Correría’), sufragado por sus establecimientos.

Grafiti-Solar-Casa-Vilas

El comité de los aragonesistas propone que “el ayuntamiento lleve a cabo un plan ordenado y completo de actuaciones en el mismo sentido, mediante señalización, obras artísticas, iluminación y mobiliario urbano, en zonas indicadas en todos los barrios y especialmente en aquellas áreas ya peatonalizadas pero sin urbanizar y que, por tanto, conservan -y lo harán por mucho tiempo ante la inacción del gobierno local- la apariencia menos agradable de calles abiertas al tráfico, como lo fueron”. En particular, según el PAR, zonas como las calles Zaragoza, entorno de la Plaza de Navarra, Alcoraz y tramos finales de los cosos Bajo y Alto “podrían ser objeto de intervenciones inmediatas de urbanismo comercial, a la espera de su acondicionamiento definitivo”. Para el Partido Aragonés, “instalar bancos e iluminación, ilustrar vallados, muros ciegos, muchos de ellos resultantes de derribos, y hasta calzadas o señalizar de manera clara e innovadora, sería un medio viable de adecuar la movilidad para marcar a los conductores de vehículos autorizados que transitan por vías peatonalizadas, de hacer acogedora y dotar de identidad renovada a Huesca y respaldar las demandas de un sector decisivo en la actividad económica, laboral y social”.

El PAR-Huesca acude “a modo de analogía, al planteamiento del todavía vigente Plan local de Equipamiento comercial, donde estaba prevista la ‘puesta en valor de medianeras y testeros’ como ese mismo fin de identificar y tratar la trama urbana, de generar imagen y adecuarla como ciudad de compras. Se ha colocado algún banco, macetero y farola y ahora está convocado un concurso para un mural colectivo en el entorno del paseo de la muralla y la Calle Desengaño, pero además de acciones aisladas, se trata también de adoptarlas planificadamente en otras partes de Huesca y en las que ya tienen prioridad absoluta para el peatón”.

Junto a todo ello, el comité municipal del PAR ha recordado que el Pacto por el Empleo recoge el compromiso de revisión y actualización del Plan Local de Equipamiento Comercial, que data de 2005, y la opción de un Plan de Apoyo al Pequeño Comercio. “Se trata de compromisos -se afirma desde el Partido Aragonés- que el Ayuntamiento debe desarrollar y anteponer incluso a otros proyectos que son preferidos por el tripartito. Tras los recortes de la actual DGA en las ayudas al comercio, es preciso y urge que el gobierno local lidere esta cuestión, mucho más allá de la simple renovación del convenio anual con la asociación local. Los establecimientos comerciales aportan no sólo negocio y empleo, esenciales ante la recuperación económica, sino un valor añadido de vitalidad a la ciudad y resultan estratégicos para el futuro de Huesca”.