El PAR exige responsabilidad y gestión al Salud y la Universidad para la Escuela de enfermería de Huesca

“Deben resolver carencias y planificar el futuro con prioridad en la formación”.

enfermeriahuesca_01El Comité local de Huesca del Partido Aragonés (PAR) ha acordado en su última reunión, hacer pública la exigencia dirigida al Servicio Aragonés de Salud y a la Universidad de Zaragoza “para que apliquen responsabilidad y gestión en el presente y de cara al futuro de la Escuela universitaria de enfermería de Huesca”.

A juicio del PAR oscense, “los graves problemas de este curso, con ausencia de profesorado y por tanto omisión y aplazamiento de asignaturas, son intolerables para un grado universitario y repercuten directamente en los alumnos y en la imagen de la escuela y el campus de Huesca, evidenciando la incapacidad o desinterés del Salud, titular de este centro adscrito a la universidad. El Salud sólo ha reaccionado tarde y ya mal, ante repetidas denuncias públicas y por la indignación de los estudiantes y fuerzas sociales”.

Para el PAR, “la Escuela de enfermería es muy importante para Huesca y para su desarrollo universitario, porque está asentada plenamente y ha logrado mantener la fuerte demanda de plazas, porque ofrece formación en un sector en que la sociedad necesita profesionales y porque forma parte de una de las banderas del campus de nuestra ciudad desde su inicio hace décadas, como son las Ciencias de la Salud, a pesar de maltrato reciente recibido desde la Universidad. Los estudios de esta área tienen además potencial dada su vinculación en el ámbito de las prácticas, con el Hospital San Jorge que de una vez por todas debe avanzar en su plena transformación en hospital universitario, otra de las asignaturas pendientes del Salud y de la Universidad hacia Huesca”.

El Comité local del Partido Aragonés expresa su “preocupación no sólo por el presente sino también frente a la contradicción y falta de definición acerca del porvenir de la escuela. Por un lado, el Plan estratégico del campus, elaborado hace unos meses, señala como objetivo la conversión de la Escuela de enfermería en centro propio de la Universidad de Zaragoza, aunque advirtiendo que era necesario cubrir las jubilaciones de profesores, algo que no se ha hecho en tiempo y forma, y señalando que ‘desde la Universidad se exige que esta integración como centros propios fuera acompañada, en su caso, de una dotación económica específica que permita asumir los gastos de personal y de infraestructuras que ello ocasionaría’. Sobre este aspecto, nada se sabe”.

Por otro lado, indica el PAR de Huesca, el nuevo rector de la Universidad de Zaragoza, según los compromisos de su programa electoral, “pretende únicamente ‘clarificar el alcance de las enseñanzas que deben impartirse en los centros adscritos de las escuelas universitarias de Enfermería de Huesca y de Teruel (…), garantizando niveles de calidad docente homólogos a los de los centros propios’. Esa previsión es difusa y no confirma la meta de integración fijada por el plan propio que hizo el campus oscense”.

De esta manera, el Comité local del PAR valora que “existen demasiadas incertidumbres que el Salud y la Universidad deben resolver afrontando las carencias y decidiéndose conjuntamente a planificar el futuro con prioridad en la formación y en la continuidad de un centro importante para Huesca, así como actuando en todos aquellos otros estudios, especialmente los de Medicina, en los que tienen la obligación de hacer lo posible a favor del campus oscense y de la ciudad”.