El nuevo puente de Allué, en Sabiñánigo, contribuye a fijar la residencia de nuevos vecinos

 

El Presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, y el alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra, estuvieron ayer por la tarde en el nuevo puente que da acceso al núcleo de Allué, desde la carretera N-260.

La puesta en servicio de esta infraestructura que ha ejecutado la DPH, junto a la llegada de la luz eléctrica y el agua corriente que impulsó esta institución hace unos cuatros años,han posibilitado fijar población ya que una pareja con una niña ha decidido trasladar su residencia diaria a este pueblo, en el que ya tenían vivienda pero que no usaban de diario ya que el temor a crecidas del río sin un acceso bueno limitaba este deseo.

VisitaNuevoPUenteAlluéMiguel Gracia ha reivindicado la función de la Diputación de redistribuir los impuestos “no por número de habitantes sino en la puesta en marcha de servicios y equipamientos de calidad, con igualdad de oportunidades para los vecinos del medio rural”. El representante de Allué en el Ayuntamiento de Sabiñánigo, Fernando Pizarro, agradecía a la Diputación de Huesca la puesta en marcha de esta infraestructura así como la eletrificación y la llegada del agua corriente.

Miguel Gracia y Jesús Lasierra recorrieron la nueva infraestructura que mejora el acceso al núcleo de Allúe, un pequeño núcleo ubicado a 8 kilómetros de Sabiñánigo que, primero con la puesta en servicio de la nueva N-260 del eje Sabiñánigo - Fiscal y ahora con la construcción del  puente, ve con algo más de su optimismo el freno a su despoblación total.

En la actualidad están abiertas y de residencia diaria tres viviendas, pero, de no haber entrado en funcionamiento estas comunicaciones, su futuro estaba prácticamente condenado al abandono. La puesta en servicio del nuevo puente ha sido el empujón definitivo para que una pareja que tenía casa en Allúe pero residía en Sabiñánigo se haya decidido a vivir de diario en Allué; a ellos se suman otras dos viviendas, una particular y la otra destinada a turismo rural y en la que residen sendas familias.

"La puesta en marcha de este puente es un ejemplo más del compromiso de la administración local, comarcal y provincial en la lucha contra la despoblación, con acciones concretas e inversiones destinadas a fijar población", decía  Miguel Gracia tras conocer este puente en el que se han invertido más de 300.000 euros.

Tanto los habitantes que residen en Allué como el resto de familias que trabajan y tienen las tierras y huertos en este pueblo pero viven fuera valoran muy positivamente la puesta en funcionamiento de este puente.

Hasta hace escasos 6 años a Allué sólo se accedía por una carretera local a la que se llegaba desde la vía entre Sabiñánigo y Yebra de Basa. La construcción de la N-260 dejó esa carretera en desuso y suposu que el acceso a Allué se hiciera de forma provisional a través de un drenaje transversal para cruzar el río Basa. Esta infraestructura resultaba insuficiente para posibles avenidas del río y de allí surgió la necesidad de construir el puente que hoy se ha visitado.

La obra realizada es un tramo, incluido el puente, de 385 metros de longitud y 6,5 metros de anchura. En el acto programado para conocer este vial han estado también la vicepresidenta de la DPH, Elisa Sancho, la consejera de Servicios Sociales del Gobierno de Aragón, Marivi Broto, el representante de Allué en el Ayuntamiento de Sabiñánigo, Fernando Pizarro, la presidenta de la comarca de Alto Gállego, Lourdes Arruebo, la diputada provincial y concejal en Sabiñánigo, Berta Fernández, y otros miembros de la corporación local así como alcaldes de los pueblos próximo y representantes de los núcleos de esta zona pertenecientes a este municipio.

Miguel Gracia destacaba la predisposición de los vecinos de Allué, tanto a los residentes como a los descendientes del núcleo, a colaborar en este proyecto en momentos concretos como fue la tramitación de expropiaciones.

La Diputación, redistribuidora de impuestos

“Quiero destacar que las diputaciones lo que hacemos es la función de redistribuir los impuestos ya que la gente de estos pequeños pueblos tiene el mismo derecho que quienes viven en grandes ciudades de disponer de infraestructuras y servicios de calidad, con igualdad de oportunidades a la hora de acceder a los mismos”, decía Miguel Gracia.

En este sentido ha reivindicado el papel de la administración local “para sostener gente en el territorio” y “lo que tienen que hacer es otras administraciones que hablan de despoblación es políticas, inversiones, legislación en este sentido”.

Jesús Lasierra hacía referencia al apoyo permanente de la Diputación de Huesca, "y más teniendo en cuenta un municipio como el de Sabiñánigo, con más de 50 pequeños núcleos disgregados en un amplio término y a cuyos vecinos hay que dar servicios y equipamientos de calidad". En este sentido, recordaba que la Diputación Provincial es la institución que más apoya y de forma más rápida las necesidades de los ayuntamientos.  “No se pone en valor el rendimiento económico de esta obra, sino el social”, ha concluido Jesús Lasierra.

Tanto Miguel Gracia como Jesús Lasierra recordaron la figura y labor de Armando Borraz, diputado de Obras fallecido el pasado 9 de marzo, “quien se implicó y se esforzó por la realización de este puente”.