El INAGA no anula la autorización ambiental de la planta de biomasa de Monzón como solicitaba Ecologistas en Acción

biomasaINAGA ha emitido la resolución en la que anula la Autorización Ambiental Integrada de la planta de biomasa de Monzón, solicitada por Ecologistas en Acción. En la resolución, que agota la vía administrativa, el INAGA recuerda que la Autorización Ambiental Integrada “tiene la consideración de acto firme”. Por tanto, la autorización está plenamente vigente, tal como ha defendido el Grupo Forestalia, promotor de la planta de energía limpia.

El máximo órgano ambiental de Aragón se basa en una “consolidada doctrina jurisprudencial” del Tribunal Supremo, que “se ha pronunciado respecto a la naturaleza, requisitos y motivos del recurso extraordinario de revisión, así como respecto a los requisitos exigibles para su inadmisión a trámite”.

El INAGA, amparándose en la doctrina del Tribunal Supremo, recuerda a los Ecologistas que “no puede fundamentarse el recurso, ni la Administración puede resolver, sobre cuestiones que debieron invocarse en la vía de los recursos ordinarios o en el jurisdiccional contra un acto que puso fin a la vía administrativa, pues lo contrario atentaría contra el principio de seguridad jurídica, dejando en suspenso sine díe la firmeza de los actos administrativos, a la vez que permitiría soslayar la vía de los recursos ordinarios”. El INAGA señala que su resolución agota la vía administrativa, por lo que sólo podría interponerse recurso contencioso administrativo

Forestalia Renovables, grupo promotor de la planta de energía limpia de Monzón, valora muy positivamente este cierre de la vía administrativa, ante una Autorización Ambiental considerada como la más estricta y rigurosa de cuantas han dictado los órganos ambientales de nuestro país sobre instalaciones del sector. Las más de 150 condiciones de las autorizaciones ambientales de la planta de energías renovables de Monzón garantizan las nulas afecciones a la salud y al medio ambiente.

Gracias a las mejores tecnologías disponibles, que se aplicarán en la planta de Monzón, se evitará el 99 por ciento de las emisiones de partículas. Además, más del 99 por ciento de las emisiones serán vapor de agua y CO2, el mismo CO2 que habrán absorbido durante su crecimiento los cultivos energéticos utilizados como combustible natural.

Forestalia Renovables reitera que todos estos buenos parámetros serán posibles ya que no habrá incineración alguna, sino una combustión lenta, a baja temperatura, mediante la tecnología de lecho fluido burbujeante, puntera en el sector. En los próximos días, Forestalia presentará al INAGA un estudio complementario de dispersión de emisiones, último de los tres estudios solicitados en el marco de la revisión de oficio abierta.

La planta limpia de Monzón generará en torno a 150 millones de euros de inversión, entre las instalaciones y la puesta a punto de los cultivos energéticos. Además, supondrá un gasto de más de 500 millones de euros, en 25 años, en la compra a los agricultores de las cosechas agroforestales de estos cultivos energéticos. Durante los dos años de construcción de la planta, se estima una generación de empleo de unas 200 personas. Posteriormente, la planta generará más de 500 empleos equivalentes, entre directos e indirectos, incluyendo los trabajos agroforestales, transporte y personal de planta.