El CIET de la DPH continúa con la investigación de nuevas formas de mejorar la producción de los cultivos de Trufa Negra

Entre ellas cabe destacar el análisis del porcentaje de micorrizas macho y hembra existente en la raíz de las plantas, pues se trata de una metodología bastante novedosa ya que hasta hace poco tiempo no se sabía acerca de la necesidad de la existencia de micorrizas de ambos sexos para que se formen las trufas.

El grupo de trabajo en truficultura ha mantenido una reunión que ha estado presidida por la responsable de Iniciativas y Tecnología de la Diputación Provincial, María Rodrigo, donde se ha programado la actividad futura del CIET con el seguimiento en los análisis de las plantaciones de la red de parcelas colaboradoras existente en la provincia, los trabajos a realizar en la parcela experimental del propio centro y las jornadas de formación a realizar en los próximos meses, entre otras líneas de trabajo.

DPH_ReunionGrupoTruficultura_mayo2016_2

El Centro de Investigación y Experimentación en Truficultura (CIET) de la Diputación de Huesca continúa estudiando nuevas formas de mejorar la producción de los cultivos de trufa, tal como se desprende de la última reunión del grupo de trabajo de truficultura entre la responsable de Iniciativas y Tecnología de la DPH, María Rodrigo, el director científico del centro, Sergio Sánchez, y otros técnicos tanto por parte de Diputación como del CITA, además del sector representado por la Asociación de cultivadores y recolectores de trufa de Aragón.

Desde que se abrió en 2009, el CIET realiza su investigación principalmente a través de tres líneas de trabajo con el objetivo de hacer más productivos los cultivos. Una de las últimas puestas en marcha es la red de parcelas piloto que truficultores de toda la provincia han cedido. La responsable de Iniciativas de la Diputación, María Rodrigo, la sitúa como una forma de colaboración con los truficultores “que está sirviendo para obtener datos e información muy valiosa sobre la producción con diferentes tipos de suelos y climas”.

A esto el nuevo director científico del CIET, Sergio Sánchez, añade la importante labor de investigación que se desarrolla en la parcela que tiene el propio centro. Tal como explica, allí se conoce el estado de micorrización inicial de todas las plantas y adelanta que se va a comenzar a analizar la proporción de micorrizas de cada uno de los dos sexos necesarios para la formación de trufas. Todo ello podrá ser comparado con el desarrollo de los árboles y con la futura producción, “una investigación bastante novedosa, ya que hasta hace poco no se conocía la necesidad de la existencia de micorrizas de los dos sexos como condición para que se formen las trufas”, añade Sánchez.

Respecto a lo tratado en la reunión, María Rodrigo habla más de un foro de diálogo de todos los implicados, donde por la parte institucional analiza el trabajo realizado, los proyectos de investigación iniciados y su evolución y, en esta ocasión, también se ha dado cuenta de las visitas y análisis de las plantaciones de la red de parcelas colaboradoras existente en la provincia. La responsable de la Diputación destaca la importancia de esta labor de investigación que se realiza desde el CIET pero también la labor en cuanto a otros servicios como el de asesoramiento gratuito a los truficultores, “un servicio que no se presta desde ninguna otra entidad”.

También ha servido este encuentro para programar la actividad futura  formación a realizar durante el 2016, una acción de introducción a la truficultura para todas aquellas personas que acaban de incorporarse a la actividad y necesitan formarse y dos más específicas, relacionadas básicamente con el riego y las plagas en plantaciones truferas que, como indica María Rodrigo, se programan teniendo en cuenta las necesidades del sector.

La DPH continúa en la apuesta por el fomento de la truficultura no solo con la actividad investigadora, sino también a través de ayudas directas a los truficultores y con diferentes formas de promoción de la trufa negra de Huesca, entre las que destaca trufa-te. También sigue recibiendo la visita de entidades y centros formativos interesados en la actividad, en los últimos días han pasado por estas instalaciones cerca de una treintena de alumnos del EFA Bolares, de Ejea de los Caballeros.

Desde que hace unos diez años se comenzó con el apoyo a los productores de trufa el número de hectáreas dedicadas a este cultivo ha ido en aumento y en la actualidad existen plantaciones hasta en siete comarcas altoaragonesas.