Dropshipping, una mejora para nuestro negocio

A la hora de pensar cómo crear nuestro propio negocio, podemos plantearnos si invertir en un negocio con una tienda física o si nos iniciarnos primero de forma online.

Si somos principiantes, es aconsejable hacer primero un estudio de mercado e intentar acaparar aquel nicho de mercado que esté sin satisfacer o que, habiendo empresas que ofrezcan ese mismo producto o servicio, no tengamos una alta competencia.

Para que tengamos una mayor garantía de éxito y para dar a conocer nuestro negocio al público, sin tener que hacer una inversión inicial muy elevada, podemos optar primero por crear una web. En ella ofreceremos los mismos productos que si tuviéramos una tienda física, pero de manera online.

Una vez que nos hemos planteado la creación de una página web, lo primero que tenemos que pensar es en el nombre que le vamos a asignar a nuestro negocio. Este tendrá que ser un nombre original y creativo, para que de esta manera consiga llamar la máxima atención de los clientes.

Hoy día el pararnos a pensar en el nombre ideal de nuestro negocio se ve facilitado por determinadas webs, ya que al introducir una única palabra que defina nuestro negocio, esta nos generará automáticamente una gran variedad de posibles nombres.

Una vez que ya hemos elaborado nuestra propia web, tenemos el propósito de que esta, al realizar una búsqueda en internet relacionada con el producto o servicio que ofrecemos, salga en las primeras posiciones para que sea más visible por los usuarios.

Pues bien, aquí lo más importante para conseguir esto es que otras webs nos enlacen y que la información que aportemos sea de calidad para conseguir de esta forma aparecer en las primeras páginas.

Otra forma de promocionar nuestro negocio, puede ser anunciándolo en periódicos digitales como por ejemplo el nuestro, en Noticias Huesca.

- ¿ Dropshipping o modelo de negocio tradicional?

Por otro lado, si hemos decidido invertir en un negocio online, podemos optar por la forma tradicional de tener nosotros nuestro propio almacén de stock y encargarnos de su venta y distribución.

No obstante, hoy día existe otra posibilidad de negocio como es el Dropshipping. Este es un modelo de negocio en el que el minorista (dueño de la empresa) contrata los servicios de un mayorista o proveedor. Esto hace que la inversión que realizamos sea menor debido a que el minorista únicamente se encarga de recibir los pagos, de elaborar las facturaciones, de las ventas, de comprobar el stock, y lo que es más importante, de una buena atención al cliente.

Mientras que, el mayorista, se encarga de la distribución de los pedidos, de las devoluciones y de entregar las facturas.

Todo ello hace que el minorista puede tener más tiempo para dedicarlo a la mejora del marketing del negocio y a temas más relevantes.

Para elegir el mejor proveedor podemos estudiar la competencia, fijarnos en los dropshippers actuales, o podemos contactar con los propios fabricantes para ver las posibilidades que nos ofrecen. Otra opción es informarnos de los dropshippers que existen en nuestro país, para ello podemos consultar un listado existente.