Cuatro mil usuarios más utilizan la Biblioteca de Aínsa en 2017

El año 2017 ha sido un excelente ejercicio para la biblioteca de Aínsa a nivel de asistencia como de actividades que se han realizado durante estos doce meses.

Los datos de presencia han sido casi 4.000 usuarios más que el año anterior. Han pasado por la biblioteca 16.257 personas de los cuales 4.931 niños. El aumento más significativo ha sido la asistencia de adultos con un total de 11.326 personas, recogiendo casi todo el aumento de asistentes.

El número de actividades también ha crecido, con diversas exposiciones a lo largo del año, haciendo especial mención a la exposición de las nabatas que facilitó la Asociación de Nabateros de Sobrarbe, así como la de insectos diminutos de Sergio Bestué.

Otra de las actividades que ha congregado más personas en la biblioteca ha sido la presentación de diferentes libros por sus autores. El último libro ha sido “Nobiliario de Sobrarbe” de Jesús Cardiel. Uno de los que más personas congregó fue la puesta en escena del libro de Saul M. Irigaray “La Morisma” como insignia del pasado de la villa. También Anchel Conte realizó una reedición de su libro “No deixez morir la mia voz” que quiso compartir con los que fueron sus vecinos en los años 70. La escritora local Esmeralda Muriel acompañada de Karla Díaz también hizo su premier en la biblioteca con el libro “Un viaje mágico”.

Los más pequeños han podido disfrutar de los cuenta cuentos que se han realizado en varias ocasiones, además de entretenerse en una nueva estancia acorde a sus necesidades.

Este año se ha querido crear una nueva propuesta con el fest cómic, en el que durante un fin de semana se mostraron colecciones de este tipo de libros que tuvo muy buena acogida y que se quiere implantar también durante el 2018.

Otras acciones como charlas y reuniones han tenido lugar en este espacio, además se han aumentado el número de ordenadores y hay 22792340_817199808457320_8573968066892522547_oprevisión de seguir aumentando en este año y se va a colocar un proyector fijo con una pantalla. También la realización de una desiderata por parte de los usuarios es otra actividad que ha captado la atención de los usuarios.

La nueva ubicación a partir del año 2014 ha conseguido dinamizar la cultura y atraer cada año a más población a disfrutar de sus instalaciones además de incrementar el número de libros, que este año ha pasado de la cifra de 11.000 ejemplares con las ayudas que se reciben de la Diputación Provincial de Huesca.

Ante esta creciente demanda, se ha conseguido tener abierta la biblioteca durante todo el año, cubriendo las vacaciones del personal que trabaja allí para que en las épocas navideñas o festivas se haya podido mantener a disposición de los vecinos, lo que ha tenido muy buena acogida en la población local.

En un pueblo, la biblioteca y sus bibliotecarios son un referente en la adquisición y transmisión de cultura, por eso la dinamización de estos espacios es esencial para la vida diaria en el mundo rural.