Consejos de seguridad para los disfraces de Halloween

Se acerca la celebración de la noche de Halloween, y las tiendas se llenan de disfraces para niños y mayores. Desde la Unión de Consumidores de Aragón, se advierte que los disfraces para los menores de 14 años se consideran juguetes y deben cumplir con la normativa que los regula. Los precios de los disfraces confeccionados son tan asequibles que pocas personas optan por el alquiler o la confección, a pesar de que esta última opción es la más original, la más creativa y la más divertida.

El precio de los disfraces prácticamente no ha sufrido variaciones en los últimos años. Por menos de diez euros se puede comprar un disfraz para un niño y por menos de 15 uno para un adulto. A la hora de comprar el disfraz, hay que tener presente algunos detalles:

moustache-1214678_640- Los disfraces destinados a menores de catorce años son considerados juguetes y deben cumplir con la normativa específica de estos productos. Es importante tenerlo en cuenta porque máscaras, disfraces y maquillajes de Halloween son productos que aparecen frecuentemente en la red de alerta de la AECOSAN, por no cumplir todos los requisitos de seguridad.

- En su etiquetado debe indicarse la marca CE, que garantiza que los tejidos tienen un tiempo más lento de combustión; debe indicarse la edad recomendada, especialmente si son destinados a menores de 3 años y, en el caso de que sea necesario, debe incluir las advertencias en su utilización, y los datos de identificación del fabricante o responsable del producto.

- Los disfraces para adultos deben cumplir el etiquetado de las prendas textiles, indicando nombre, dirección y el NIF del fabricante, comerciante o importador, número de registro industrial en el caso de prendas fabricadas en España y composición del producto.

- Las máscaras y pelucas han de disponer de aberturas de un tamaño adecuado para evitar riesgos de asfixia. Comprobar los orificios de boca, nariz y ojos. Han de incluir el etiquetado completo, en castellano, y han de estar realizadas con materiales no inflamables.

- Hay que tener especial precaución al adquirir productos cosméticos destinados al maquillaje, sobre todo los que se venden en bazares y tiendas de bajo coste, porque existe el peligro de que estos productos no hayan sido sometidos a los controles dermatológicos adecuados y produzcan alergias y reacciones en la piel. Con respecto a la compra de cosméticos, la Unión de Consumidores recomienda comprobar siempre el etiquetado del producto e identificar su procedencia, así como las indicaciones de uso y los datos del fabricante. Ante cualquier duda, es mejor optar por otro producto cosmético que nos ofrezca más garantías para nuestra salud. - Los productos cosméticos a la venta en España deben adecuarse a lo establecido en el Real Decreto 1.599/1997 de 17 de octubre sobre productos cosméticos. Las empresas españolas que fabrican estos productos deben contar con autorización de la Agencia Española del Medicamento.

- Respecto al etiquetado del maquillaje, recordemos que debe indicar:

  • Denominación del producto.
  • Nombre o razón social ya la dirección o domicilio social del fabricante o del importador, así como del responsable de la puesta en el mercado.
  • El contenido nominal, salvo para envases de menos de 5gr. o de menos de 5 ml.
  • Fecha de caducidad.
  • Las precauciones de empleo y advertencias de uso.
  • El número de lote de fabricación.
  • El país de origen (en caso de fabricarse fuera de la UE).
  • La función del producto.
  • Lista de ingredientes.

- Por último, la UCA recomienda que se elija el producto teniendo en cuenta la relación calidad-precio y exigir el ticket de compra y conservarlo por si es necesario realizar una reclamación.